Con cita previa y límite de aforo: el 'imposible' de bañarse en ríos, embalses y lagos este verano

Puente del Congosto

Las zonas de baño de Castilla y León tendrán que adaptar su uso a las exigencias de distancia e higiene: Sanabria ha decidido limitar a 2.000 personas su aforo, pero para muchos ayuntamientos con ríos o pozas es imposible.

Las zonas de baño naturales son uno de los atractivos turísticos de interior en verano en Castilla y León. Son muchos los ríos, pozas, embalses y lagos que permiten el baño, incluso en algunas capitales de provincia, pero este año va a ser complicado a pesar de que cada vez son más las zonas que están autorizadas. La 'culpa' la tiene el coronavirus y las medidas de distancia e higiene que va a haber que mantener durante todo el verano.

 

Castilla y León cuenta con 33 zonas de baño autorizadas en aguas interiores, lugares en los que el baño es sanitariamente seguro; se analizan sus aguas y se determina si cumplen con los niveles de salubridad. La lista completa se puede consultar en este LINK y en el mapa inferior. A partir de ahí, los ayuntamientos que pedían el análisis, obligatorio para la declaraciónd de zona apta para el baño, tenían que tomar algunas medidas de señalización o regulación. Pero este verano de 2020 no va a ser suficiente con eso.

 

Durante los próximos meses regirán normas de límite de aforo para evitar aglomeraciones y, al margen de contar con el sello de calidad sanitaria del agua, los ayuntamientos tendrán que esforzarse por controlar la asistencia y normas de distancia social, además de mantener en lo posible la higiene. Algo realmente difícil antes y todavía más ahora. Pero hay alguna manera, aunque puede que eso requiera de la colaboración entre adminsitraciones.

 

Las playas del Lago de Sanabria, en la provincia de Zamora, tomarán medidas para poder abrir al público. Limitarán su aforo a 2.000 personas, que solo podrán acceder a sus aguas a través de un sistema de cita previa aún por definir, en aras "de garantizar la seguridad" de los veraneantes.

 

El caso de Sanabria es peculiar porque se trata de un espacio que atrae a 700.000 personas cada verano, pero va en la línea de lo que se ha hecho en piscinas artificiales o en otras playas de río como la de Las Moreras en Valladolid. O en las playas de costa, donde los ayuntamientos han tenido que regular aforos o habilitar sistemas para asegurar la distancia, recuadrando los arenales.

Noticias relacionadas

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: