Comprar y reformar el edificio de Lasalle costará al Ayuntamiento casi lo mismo que hacer uno nuevo

El edificio conocido como 'Casa del campo' que ha va a adquirir el Ayuntamiento de Salamanca.

El Ayuntamiento sabe que tendrá que reformar el edificio de la remolachera para poder usarlo: el presupuesto, casi 1,3 millones, es sólo 100.000 euros más barato que hacer una sede nueva.

La compra del edificio de Lasalle para albergar un nuevo centro multifuncional bajo el paraguas del programa Tormes+ arroja cada vez más dudas. La operación, que supera los 800.000 euros, implica comprar un edificio de 25 años de antigüedad, que carece de licencia de obra y primera ocupación y cuya adquisición supone dejar en la calle a las empresas que tienen allí sus oficinas y puestos de trabajo. Uno de los inquilinos, una empresa de ingeniería con cinco puestos de trabajo, se ha negado a marcharse a pesar de los burofax que han recibido. Pero es que, además, tiene un coste prácticamente idéntico al de construir un edificio nuevo ya diseñado para su nuevo cometido.

 

El motivo es que, además de adquirir la construcción, hay que hacer una importante reforma. Según un informe del Patronato Municipal de Vivienda al que ha tenido acceso TRIBUNA, el coste total del edificio y la reforma es muy próximo al de levantar una nueva construcción, a pesar de lo cual el equipo de Gobierno se las ha ingeniado para descartar la obra nueva y acelerar la compra del edificio de la remolachera. De hecho, ha rechazado otra opción muy cerca, con el doble de metros y ligeramente más barata en precio de partida alegando que es una nave con más años y peor conservada.

 

Según el citado informe, el Ayuntamiento comprará a la remolachera este edificio de oficinas y nave industrial por algo más de 800.000 euros. Pero es que, además, ya cuenta con que tendrá que hacer una importante inversión en la reforma para adaptarlo al nuevo uso que se le va a dar. En concreto, lo previsto es invertir más de 440.000 euros. En total, la factura es de 1.271.000 euros. Según el mismo informe, el coste de construir nueva la sede que se requiere es de 1.376.000 euros (todo para obra, ya que se usaría un solar municipal), algo más de 100.000 euros superior, una diferencia escasa teniendo en cuenta que se contaría con una sede nueva para el barrio.

 

Entonces, ¿por qué el empeño en comprar el edificio de la remolachera? El motivo son las prisas. El Ayuntamiento cuenta con disponer del espacio en cinco meses en el caso de comprar el edificio de la remolachera, pero construir una sede de nueva planta llevaría 17 meses, y parece que no se puede esperar. 

 

 

Un uso no previsto

 

El del coste es sólo el último problema que ha dado este proyecto. Además de la situación en la que quedan las empresas, hay que resolver dos obstáculos importantes. El primero, la falta de licencias. Al margen de lo mal que queda que el ayuntamiento compre una propiedad que carece de estos permisos, es imprescindible presentarlos para poder hacer la operación. Pero es que, además, el PGOU no tiene previsto para ese edificio el uso dotacional que se le va a dar, algo que habrá que resolver.

Noticias relacionadas