Cómo ver y disfrutar la gran noche de las estrellas fugaces: llegan las Perseidas
Cyl dots mini

Cómo ver y disfrutar la gran noche de las estrellas fugaces: llegan las Perseidas

Perseidas de 2016. Foto: Óscar Martín (Startrails)

La cita astronómica estival por excelencia alcanzará su pico de actividad la noche del 12 de agosto a partir de las 23:00 horas. El presidente de la Organización Salmantina de la Astronáutica y el Espacio explica a qué se debe este fenómeno y cómo observarlo.

Plan para las noches del miércoles y el jueves: salir de casa en torno a las 23:00 horas con algo de ropa de abrigo, dirigirse a una zona sin luces artificiales, sentarse en una silla reclinable con una buena almohada en la cabeza, dirigir la mirada hacia los alrededores de la constelación de Perseo y tener un poco de paciencia hasta que empiece el espectáculo, porque esta semana es la semana de las Perseidas, la lluvia de estrellas fugaces más popular del año. 

 

El fundador y presidente de la Organización Salmantina de la Astronáutica y el Espacio (OSAE) y fundador de la empresa de turismo astronómico Startrails, Óscar Martín, tiene estos días (o noches) marcados en el calendario. Explica que una lluvia de estrellas se produce cuando la Tierra se cruza con las partículas de polvo que deja la cola de un cometa. Esas partículas "chocan contra la atmósfera a alta velocidad, se queman y vemos el destello". añade. Las Perseidas atravesarán la atmósfera a 59 kilómetros por segundo y son un regalo del cometa 109P/Swift-Tuttle.

 

Aunque parezca que las Perseidas sólo duran un par de noches, en realidad 'llegan' a la Tierra el 17 de julio y no se 'marchan' hasta el 24 de agosto. "Es un periodo amplio y su pico de actividad es la noche del 12 al 13 de agosto. Es una cita anual y puede variar unos días o unas horas. Cuando se les dio nombre, en la antigüedad, eran el 10 de agosto. Se han ido retrasando", comenta.

 

Hacia dónde mirar

 

El pico máximo de actividad se espera en torno a las 23:00 horas del día 12 de agosto, pero hay que tener en cuenta algunas consideraciones y conceptos astronómicos, como el radiante o el THZ.

 

Por partes. El radiante señala a dónde hay que mirar. El radiante "es el punto del que parece que radian las estrellas" y está en la constelación de Perseo. El experto sugiere usar la constelación de Casiopea como referencia. Casiopea tiene forma de W y Perseo está 'debajo' de ésta. Una vez localizado Perseo, hay que mirar 45º hacia su derecha o izquierda. ¿Por qué? "Aunque todas las estrellas vienen de allí, las que están más cerca del radiante son más fugaces. Al alejarse un poco se ven con estelas más largas, durante más tiempo". Eso sí "tampoco hay que alejarse demasiado" del radiante porque se corre el riesgo de perdérselas todas.

 

Las Perseidas de este año tienen un pequeño inconveniente: el pico de actividad se espera a las 23:00, pero a esa hora el radiante aún estará "cerca del horizonte" y la propia Tierra impedirá ver algunas estrellas fugaces. Quienes quieran disfrutar de las Perseidas en todo su esplendor deberían plantearse salir más tarde, en torno a las 3 de la madrugada, "pero no porque sea el máximo de actividad, sino porque el radiante estará más alto en el cielo" y la Tierra no obstaculizará la visión. Al menos no habrá Luna. Está al 13% "y se ocultará enseguida".

 

El radiante marca hacia dónde mirar y el THZ determina cuántas estrellas vamos a ver. THZ son las siglas de Tasa Horaria Cenital, el "número de meteoros que se ven sin luna y con el radiante en el cénit", directamente sobre la cabeza del observador y sin obstáculos de ningún tipo. Una THZ de 100 como la de las Perseidas significa que, en las mejores condiciones posibles, se verían 100 estrellas fugaces por hora. Óscar Martín calcula que este año caerán entre una y dos estrellas fugaces por minuto y pide "paciencia, porque las verán, pero no estarán todo el rato cayendo".

 

Un par de consejos más: "que no usen el móvil durante las noches. La mayoría de estrellas son débiles. Si miran al móvil se les cerrará la pupila y el ojo tarda treinta minutos en habituarse a la oscuridad". Y para hacer fotos "que usen un objetivo de 8 o 10 milímetros, que lo enfoquen al infinito y que la cámara lance fotos durante 15 o 20 segundos. Seguro que alguna cazarán". 

 

La tormenta de estrellas de 1999

 

Hay lluvias de estrellas durante todo el año, aunque no son tan populares como las Perseidas. Están las Delta Acuáridas (28-29 de julio), las Alfa Capricórnidas (del 3 de julio al 15 de agosto) o las Gemínidas, que tienen un THZ de 150 (recordemos que el de las Perseidas es 100) pero no llegan hasta diciembre "y son menos observadas por ese motivo. Para el público en general es más pesado" trasnochar en pleno invierno.

 

El presidente de la OSAE recuerda especialmente las Leónidas de 1999.  Caen en noviembre y lo que aconteció aquel año "fue una tormenta de estrellas, no una lluvia. Se predijo una THZ de 5.000. Organizamos una observación con la OSAE. Al principio sólo se veía una estrella cada 30 minutos, pero a partir de las tres de la mañana pasamos a 3-4 por segundo", explica. 

 

Los aficionados a la astronomía contemplan las lluvias de estrellas con otros ojos. "Disfrutamos del espectáculo", aclara Óscar Martín, "pero también se hacen estudios de conteo todos los años, si son Perseidas o son esporádicas, a qué hora caen, su brillo, velocidad, posición... hay un grupo internacional, el IMO, que se encarga de analizar las lluvias de estrellas para poder predecirlas mejor año tras año, analizar cómo se dispersan, calcular cómo serán en el futuro... ellos hacen ese tipo de estudios. Miramos a una zona determinada y vamos contado. Antes lo hacíamos con papel y boli, pero ahora hay aplicaciones que lo registran todo", aclara. El resto podremos mirar al cielo y simplemente aprovechar para pedir algún deseo.