Cómo son las bombas que España vende a Arabia Saudí y por qué importan las relaciones con este país

Las bombas, de última generación, pueden contradecir una recomendación de la ONU. El petróleo engrasa las relaciones comerciales de España con el país saudí.

La recticación del Gobierno de Pedro Sánchez sobre la venta de bombas láser a Arabia Saudí ha puesto fin a la polémica generada tras el anuncio del Ministerio de Defensa en el que mostró su intención de cancelar el contrato, algo que habría supuesto devolver los 9 millones de euros que el país saudí ya había abonado a España.

 

Fue en 2015, con el popular Pedro Morenés como titular de Defensa, cuando España rmó la venta a Arabia Saudí de 400 bombas, pero este mes el mismo Ministerio dirigido por la socialista Margarita Robles anunciaba la paralización de la venta. Finalmente el Ejecutivo ha decidido seguir adelante con la transacción. ¿Cómo son las bombas que va a enviar España a Arabia Saudí? ¿Cómo son las relaciones comerciales entre ambos países?

 

Las bombas vendidas a Arabia Saudí pertenecen al modelo Paveway. Han sido fabricadas por la empresa Raytheon en Estados Unidos y se trata de un artefacto que, según describe el propio Ministerio de Defensa, permite aumentar la precisión de las bombas "con un sistema económico y fiable" gracias a su guiado láser. El Ejército del Aire posee tres generaciones de bombas Paveway.

 

La primera data de los años 60 y tenía una abilidad del 75% y la tercera, que tiene mayor precisión, permite incluso el seguimiento de objetivos móviles.

 

A FAVOR Y EN CONTRA DE LA VENTA

 

Este jueves, el ministro de Exteriores, Josep Borrell, ha defendido estas bombas por estar destinadas a objetivos militares de "alta resistencia y alta precisión" frente a las convencionales que pueden producir de manera más frecuente "dramas humanitarios".

 

Pero ONG como Amnistía Internacional, Oxfam Intermón o Greenpeace han mostrado su "preocupación" por la decisión final de Defensa: "Nos negamos a ser cómplices de crímenes de guerra. Solo el cortoplacismo y los intereses de aquellos que nos quieren obligar a elegir entre paro y muerte pueden sentirse satisfechos (...), debe primar el cumplimiento de la ley y el respeto al derecho internacional frente a cualquier otro argumento".

 

La resolución 2216 de la ONU, apoyada por España y publicada el mismo año en el que se firmó el contrato de venta de armas a Arabia Saudí, instaba a los países miembros a "adoptar de inmediato las medidas necesarias para impedir que, de forma directa o indirecta, se suministren, vendan o transfieran" armas a Yemen. Un año después, en 2016, el Parlamento Europeo señaló a la coalición liderada por Arabia Saudí como responsable de "ataques indiscriminados (en Yemen) contra la población civil, personal médico y trabajadores humanitarios" y mandó un mensaje a los países de la Unión Europea para que dejaran de suministrar armas al país saudí por las "graves acusaciones de incumplimiento de Derecho internacional comunitario de este país en Yemen".

 

El factor que probablemente haya inuido más en la recticación del Gobierno han sido las protestas por parte de los trabajadores de Navantia, que hicieron público que Arabia Saudí había amenazado con cancelar el multimillonario contrato de construcción de cinco corbetas en Cádiz si España cancelaba la venta de bombas láser. Las presiones de la empresa ante el riesgo de perder 6.000 empleos y las críticas de partidos como el PP y Cs hicieron que nalmente esta semana el Gobierno conrmara que la venta de bombas seguía adelante.

 

El Ejecutivo no ha confirmado si Arabia Saudí llegó a advertir a España, pero sí ha señalado que "Arabia Saudí considera las relaciones comerciales en materia de armamento como un todo".

 

 

¿QUÉ COMPRA ARABIA SAUDÍ A ESPAÑA?

 

Armas y munición son el cuarto producto más exportado a Arabia Saudí. Por delante se encuentran aeronaves y vehículos espaciales, vehículos y material ferroviario y aparatos mecánicos; por debajo del armamento se encuentra material eléctrico, combustibles, ropa y cerámica. Destaca el gran aumento de venta de armas en los últimos años, ya que ha pasado de estar en el puesto 54º de productos más exportado en 2016 a ser 9º en 2017 y el 4º en lo que llevamos de este año.

 

Mientras que entre las compras de Arabia Saudí destacan varios productos como vehículos, armamento, ropa y máquinas, el producto estrella en el que España se fija a la hora de comprar a su socio es el petróleo, que representa el 84% de las importaciones a ese país y está a mucha distancia de otros productos como plásticos, aluminio, pescado o telas.

 

Arabia Saudí ocupa una posición intermedia en la lista de países con los que España hace negocios. En lo que va de año, el país de Oriente Medio ocupa el lugar 18º de países importadores y el 20º de exportadores, y en ambos casos supera por mucha distancia a su principal competidor en la región, Emiratos Árabes Unidos. El valor de las exportaciones a Arabia Saudí ha disminuido en los últimos tres años, en 2015 superó los tres mil millones de euros mientras que en 2017 apenas superó los dos mil millones. En cuanto a las importaciones ocurre lo contrario, pasaron de tener un valor de 3,403 mil millones en 2015 a 3,684 mil millones en 2017.