Cómo se libró de la multa el conductor que iba a 228 km/hora

La habitual frase "¿Sabe usted por qué le hemos parado?" dio lugar a una estrategia de defensa que le permitió librarse de la sanción.

La Audiencia Provincial de Salamanca ha absuelto al conductor que fue sorprendido el pasado verano en la A-62, sentido Burgos, en el municipio salmantino de Carpio de Azaba a 228 km/hora. El conductor, que en su día reconoció los hechos, fue condenado en un juicio rápido a pagar una multa de 1.620 euros y dos años de suspensión del carné de conducir. Sin embargo, la sanción ha quedado sin efecto tras el recurso que planteó el infractor a través de un despacho de abogados.

 

Entre los motivos por los que se libró de la multa, en primer lugar que la fotografía que el radar de la Guardia Civil saca del vehículo infractor en estos casos prueba que se ha cometido el delito, pero no sirve para identificar al autor. El conductor reconoció vagamente a los agentes la infracción, pero no de manera clara, y posteriormente lo negó.

 

La clave fue la clásica pregunta de los guardias civiles de la Agrupación de Tráfico: "¿Sabe usted por qué le hemos parado?". En el juicio se consideró que esta pregunta tenía carácter de interrogatorio y que se hizo antes de leer los derechos al conductor que, una vez cumplido este trámite, se acogió a su derecho a no declarar. Al reconocer a los agentes que era el infractor, pero hacerlo antes de tener conocimiento de sus derechos, la 'confesión' no tuvo validez: era previsible que se autoinculpara.

Noticias relacionadas