Cómo saber si se orina lo suficiente y si ésta es sana

Bote orina (Foto: E. P.)

Su color, transparencia, olor, o cantidad de espuma pueden indicarnos muchas cosas, por ejemplo, cuál es nuestro estado de hidratación.

Todos orinamos pero nunca nos solemos fijar en cómo es este líquido, cuando en realidad es más importante de lo que pensamos: una composición patológica de la misma puede orientar en el diagnóstico de varias enfermedades, no sólo urinarias. Así, su color, transparencia, olor, o cantidad de espuma pueden indicarnos muchas cosas, por ejemplo, cuál es nuestro estado de hidratación.

 

En concreto, la orina es el líquido excretado por los riñones, cuya composición es bastante estable, si bien la proporción de los distintos componentes varía según la dieta. En condiciones normales es transparente, presenta un color anaranjado y es ligeramente ácida. Su principal componente, además del agua, es la urea (unos 82 g/día), según precisa la Clínica Universidad de Navarra (CUN).

 

"Este desecho del cuerpo es importante porque es la principal vía de eliminación del agua y de las substancias de desecho del mismo. Es el principal órgano de depuración del organismo", subraya en una entrevista con Infosalus el doctor Ramón Delgado Lillo, jefe del servicio de Nefrología del Hospital Universitario Quirónsalud Madrid.

 

El nefrólogo explica así que la capacidad de producir orina depende del riñón, de la situación hemodinámica de la persona (sobre todo de la tensión arterial), así como del grado de hidratación. "El riñón elimina el agua y las substancias de desecho, para lo que necesita un aporte de líquidos suciente para formar la orina. La forma de eliminar la orina depende de las vías urinarias, de la capacidad de la vejiga, y de su forma de contraerse", añade.

 

Sobre el número de veces hay que orinar al día, el doctor remarca que todo dependerá del líquido que se beba, y de la capacidad de la vejiga de cada uno. "De todas formas, hay que procurar beber entre litro y medio y dos litros de líquido al día. Hay que acostumbrarse a orinar cada 2-3 horas durante el día, y hay que beber lo suciente para tener ganas de orinar en ese tiempo. No es bueno aguantar mucho tiempo con la vejiga llena, ya que así se facilitan las infecciones urinarias", advierte.

 

En cuanto a por qué hay personas que orinan más que otras, Ramón Delgado Lillo, jefe del servicio de Nefrología del Hospital Universitario Quirónsalud Madrid, precisa que todo depende de lo que beba la persona, así como de la capacidad que tenga su vejiga.

 

¿CÓMO SABER QUE ALGO NO VA BIEN?

Como hemos indicado antes, la orina es desecho del cuerpo, pero también puede guiar a los profesionales a la hora de detectar determinadas enfermedades, no sólo urinarias. El doctor Delgado menciona aquí que se debe sospechar de que algo no va bien cuando aparecen elementos que no deben estar en la orina, tales como la sangre, la espuma excesiva, o cuando presenta un olor muy fuerte, es de aspecto turbio, o tiene abundantes sedimentos.

 

Desde Quirónsalud precisan a su vez que la recomendación general es que cualquier alteración en el color de la orina o en sus características se esperen hasta 24 horas a ver si se corrige. Pero si persiste, o se acompaña de otros síntomas como dolor o ebre, o se trata de orina roja, hay que consultar con el médico.

 

En concreto determina el signicado de varios colores de la orina:

- Orina amarillo claro: El color normal, y se debe a la presencia de urobilina mezclada con el agua. Si bebemos más, la orina es más clara, y si bebemos menos se concentra más la urobilina y es más oscura. Si la orina es muy clara pero no hemos bebido mucho podría indicar diabetes.

- Orina anaranjada: Puede deberse simplemente al consumo de zanahoria o de remolacha. Pero también puede indicar algún problema del hígado. Si no has consumido esos alimentos deberías ir a tu médico.

- Orina azul verdosa: Por ingesta de espárragos o de colorantes azul verdosos en los alimentos. Algunas bacterias que producen infecciones de orina también pueden dar este color.

- Orina color café: Las alubias, los frijoles, o las habas pueden producir ese color, y también algunos medicamentos. Una deshidratación intensa, o algunos problemas hepáticos también pueden ser causa de este color.

- Orina rosada o rojiza: Puede ser producida por los arándanos y otros alimentos rojos. También por el ejercicio físico intenso. Pero sin esos desencadenantes habitualmente se trata de la presencia de sangre en la orina, que puede ser por una infección, una piedra en el riñón, o por causas más peligrosas como tumores de vejiga o de la vía urinaria. Si la orina es roja se recomienda siempre consultar loa antes posible con un urólogo.

- Orina con fuerte olor: Los espárragos o el café pueden producirlo. También las infecciones de orina.

- Orina turbia: Puede deberse a cálculos en la vía urinaria, pero lo más frecuente es que se acompañe de un fuerte olor, y de ganas de orinar muchas veces. Esto ocurre en las infecciones de orina.

- Orina espumosa: Se debe a la presencia de proteínas en la orina. La proteinuria debe ser siempre estudiada, porque si no se debe a un exceso de proteínas en la dieta, puede traducir un problema renal.

 

Cuando se detecta que algo no va bien desde el paciente, la Sociedad Española de Médicina de Familia y Comunitaria (SEMFYC) recuerdan que lo más probable es que el médico de familia le pida un análisis de orina. "Estos análisis sirven para detectar infecciones urinarias y otras alteraciones del riñón o de otros órganos. Para que el resultado del análisis sea correcto, hay que seguir unas normas sencillas", sentencia.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: