Cómo recuperar tu cuerpo después del parto

Durante el embarazo, el cuerpo se transforma para mantener al feto seguro y que pueda desarrollarse correctamente.

Y ahora que el bebé ha nacido, el cuerpo cambia de nuevo. Algunos cambios son físicos, como que los pechos se llenen de leche, y otros emocionales, como tener estrés o cansancio extra.

 

Los médicos dicen que son necesarias seis semanas para recuperarse de un parto normal; sin embargo, es posible que sea necesario más tiempo para recuperarse de los moretones, la hinchazón, los desgarros, los puntos de episiotomía, los músculos adoloridos, y por supuesto, que tu cuerpo vuelva a su forma habitual.

 

En caso de cesárea, son necesarias al menos 12 semanas para recuperarse de la cirugía abdominal. La mayoría de las mujeres encuentran que sus problemas posparto se resuelven en dos o tres meses. Eso puede sonar a eones, pero la vida con un recién nacido pasa volando.

 

Se pierde aproximadamente 4 kilos y medio inmediatamente después de dar a luz, y un poco más en la primera semana. Por lo que es buen momento para intentar alcanzar un peso saludable, y hacer todo lo posible para que la piel estirada vuelva a su sitio.

 

Comer sano y estar activo todos los días ayuda a aumentar el nivel de energía y puede hacer que te sientas mejor. Además, un peso saludable conlleva menos probabilidades de tener problemas de salud, como diabetes e hipertensión, que si se tiene sobrepeso o bajo peso. Y en caso de que vuelvas a quedar embarazada, o si estás planeando tener otro bebé en algún momento en el futuro, es mejor que tengas un peso saludable antes de tu próximo embarazo.

 

La recomendación es comer alimentos saludables, como verduras, frutas y proteínas magras, limitando el azúcar y los alimentos con mucha grasa. La hidratación también es importante, así como la actividad física leve progresiva. Si has tenido una cesárea, consulta con tu médico si puedes hacer algún tipo de actividad. Caminar y nadar a diario son excelentes actividades para las nuevas mamás.

 

La lactancia materna también ayuda a quemar calorías. Pero no es recomendable perder de peso demasiado rápido, ya que el cuerpo necesita nutrientes para sanar. Y si estás dando el pecho, perder peso demasiado rápido puede reducir el suministro de leche. Pero sobre todo, no te sientas mal si no pierdes el peso tan rápido como te gustaría.

 

Lleva tiempo que el cuerpo y sobre todo el abdomen vuelvan a estar en plena forma. Aunque cuentas con ayudas útiles como estos productos reafirmantes para el cuerpo que te ayudarán a que toda tu piel vuelva a su estado habitual más rápidamente gracias a la presencia de ingredientes que aumentan el colágeno y la elastina, las proteínas que forman la estructura de la piel.

 

Puede que se hayan desarrollado estrías en tu piel, ahí donde se ha estirado durante el embarazo. Algunas mujeres también las tienen en los muslos, las caderas y las nalgas. Es posible que no desaparezcan después de dar a luz, pero se difuminan con el tiempo.

 

Y como ayuda, puedes utilizar cremas o aceites antiestrías que van a aumentar la flexibilidad de la piel, además de minimizar su color, tamaño, y la picazón que acompaña a las estrías. El proceso de recuperación es largo, pero con paciencia y las ayudas adecuadas, se puede conseguir.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: