Cómo engrasar una máquina de coser
Cyl dots mini

Cómo engrasar una máquina de coser

Máquina de coser Singer.

Claves para mantener en buen estado nuestra máquina de coser.

Las máquinas de coser son uno de esos utensilios que han cambiado la historia. Sin ellas, no sería posible la producción textil a gran escala, de modo que la ropa sería mucho más cara porque siempre se elaboraría a mano, o tendríamos que conformarnos con elaborar cada uno nuestras propias prendas.

 

Por eso, no es de extrañar que la invención de la máquina de coser esté considerada como uno de los hitos de la revolución industrial. Suele citarse a Elias Howe como el inventor de la primera máquina de coser propiamente dicha, en 1846, aunque los primeros inventos datan del siglo anterior. Así, Charles Friedrick Wiesenthal ya había patentado una aguja de coser adaptada para una máquina en 1755. Treinta y cinco años más tarde, en 1790, el ebanista Thomas Saint creó una máquina para coser con punto de cadeneta, un artilugio ideado para coser piezas de cuero y velas de barco, pero no la patentó.

 

La introducción de las máquinas de coser permitió “externalizar” ciertos trabajos que hasta entonces se realizaban en el seno de la familia. En realidad, la Humanidad realizaba tareas de costura para confeccionar o arreglar sus prendas de vestir desde hace 10.000 años, como demuestran los vestigios de las primeras agujas hechas con huesos.

Claves para elegir máquina de coser

A partir de la segunda mitad del siglo XIX las máquinas de coser se fueron popularizando al llegar también al ámbito doméstico, y en esto tuvo mucho que ver la enorme popularidad de modelos como las de la marca Singer.

En esencia, una máquina de coser está compuesta de una base y el brazo de la máquina. La base incorpora unos mecanismos para arrastrar la tela, mientras que en el brazo están los mecanismos que permiten mover la aguja. La máquina también tiene unas poleas para tensar el hilo, así como controles que permiten ajustar el largo de la puntada o la tensión del hilo.

A la hora de elegir una máquina de coser, es muy importante fijarse en determinados aspectos. Por ejemplo, ¿qué tejidos vas a coser? Obviamente, no es lo mismo coser lonas o cuero a prendas de algodón. De la misma forma, es determinante el uso que tengas previsto: si es para coser prendas o para coser otro tipo de tejidos. Relacionado con esto, hay máquinas domésticas preparadas para un uso muy intensivo, mientras que si el uso es esporádico quizá sea mejor opción buscar una más barata. Esto se refleja, obviamente, en el precio: como en cualquier objeto, a veces lo barato sale caro, pero quizás optar por la gama alta del mercado exceda tus necesidades. Por último, hoy en día se venden tanto máquinas electrónicas como mecánicas, más tradicionales. Si quieres, puedes ver más consejos aquí.

 

Aceite para máquina de coser

Ten también en cuenta que a la máquina debes añadir algunos accesorios esenciales. Hoy aquí vamos a hablarte del aceite para máquina de coser. Este aceite es fundamental para que la máquina nos dure el mayor tiempo posible. Se aplica sobre sus partes y engranajes más delicados con la finalidad de que la falta de uso no los desgaste y acabe inutilizándolos.

Las gomas, las correas o los engranajes son los mecanismos más expuestos a sufrir ese tipo de desgaste. Cuando pasan una temporada muy larga sin ser usados, pueden acumular óxido que acabe corroyendo o deteriorando los materiales. Además, si no echas aceite a la máquina algunos de sus engranajes se secarán y podrían atascarse.

 

Cómo engrasar una máquina de coser

Para aplicar el aceite, debemos seguir las instrucciones del fabricante de la máquina. Ten en cuenta que muchos fabricantes ofrecen su propio aceite, que será el óptimo para ese mecanismo. En cualquier caso, hay algunas pautas comunes:

- Elige un aceite adecuado para tu máquina: como decíamos, el ideal es el que te recomiende el fabricante, pero pueden servir otros. Puedes optar por un aceite multiusos, como el famoso tres en uno, u optar por otros especialmente preparados para esta maquinaria. Antes de elegirlo, fíjate en su composición: evita los que tengan algún agente corrosivo y opta preferentemente por los que estén hechos a base de resina.

- Asegúrate de que la máquina está limpia y desconectada de la corriente, retirando además cualquier resto de hilos que pueda quedar. Para ello, quizá te sea útil contar con un cepillo.

- Para aplicar el aceite a tu máquina de coser tendrás que acceder a todos los engranajes, correas y gomas sobre los que vas a aplicarlo. Una vez que hayas abierto la máquina siguiendo las instrucciones del fabricante, aplicar el aceite te resultará muy sencillo porque casi todos los fabricantes presentan el envase con un aplicador en forma de fina punta, que permite alcanzar las piezas más pequeñas con bastante precisión.

- Prueba el resultado con un pequeño trozo de tela, para asegurarte de que el aceite ha empezado a lubricar y que todo funciona perfectamente.

- Realiza la limpieza de forma periódica: esta es la mejor forma de garantizar que la máquina está en perfecto estado de revista. Tres meses puede ser un tiempo adecuado. Si dejas pasar mucho tiempo, es posible que cuando vayas a hacerlo ya no sirva para mucho.