Como diría Groucho, si no le gustan mis principios... tengo otros