Colas de dos horas en la ITV retienen a decenas de usuarios por falta de personal
Cyl dots mini

Colas de dos horas en la ITV retienen a decenas de usuarios por falta de personal

Estación de ITV de Castellanos de Moriscos.

Quejas de los conductores que han acudido a hacer la inspección en Castellanos por las colas y las esperas: algunas pruebas, atendidas por sólo un operario.

La nueva normativa de la ITV va a complicar la inspección periódica para los conductores, y puede que en un futuro próximo también la encarezca y suba la tasa que pagamos que ya está entre los más altos del país. Pero de momento, la actual inspección ya complica mucho el funcionamiento de las estaciones que tienen la concesión para efectuar estas pruebas obligatorias. Ha quedado claro este mismo jueves, en el que este medio ha recibido quejas de usuarios por el mal funcionamiento y las largas esperas.

 

El panorama es el siguiente. En la misma estación de ITV, en este caso la de Castellanos de Moriscos, pueden coincidir todos los vehículos cuyos propietarios han sido citados previamente para un día, y que se supone tienen hora fija. Además, también acuden aquellos que, por algún defecto leve, acuden a corregirlo y superar la inspección. Estos últimos no tienen cita y van por una cola diferente. Sin embargo, a todos les afecta el mismo problema: la falta de personal.

 

Durante toda la mañana, numerosos vehículos han tenido que hacer cola para pasar algunas de las pruebas en las que coinciden vehículos con cita previa y los que acuden a subsanar defectos. Los afectados relatan que, en el caso de la prueba de emisiones, y a pesar de la larga cola, había sólo una persona atendiendo. El resultado, largas colas y esperas de hasta dos horas para conseguir superar una prueba que no debe tardar más de 45 minutos y para la que se acude con una hora de cita que, desgraciadamente, no es más que orientativa.

 

La situación se puede complicar todavía más con la nueva ITV, que incluye algunas pruebas nuevas, en la que se miran más cosas y que añade el paso por las máquina de diagnóstico electrónico, aunque hasta septiembre esta prueba no estará implantada obligatoriamente. Según reconoce el propio sector, esto no sólo hará más cara la inspección, sino también más larga. Difícilmente con el mismo personal que ya es escaso en la actualidad se van a poder afrontar las nuevas inspecciones sin 'castigar' a los conductores con esperas más largas.

Noticias relacionadas