COAG y UPA critican el incremento entre origen y destino por el euro

Con la llegada del euro los precios en alimentaciĂłn en estos Ăşltimos diez aĂąos han subido de forma "muy considerable"

La Alianza por la Unidad del Campo, que integran las organizaciones UPA y COAG, ha criticado este viernes el incremento de las diferencias entre el precio de origen y destino provocado por el euro durante los Ăşltimos diez aĂąos, y ha recordado que desde la llegada de la moneda Ăşnica en enero del 2002 los agricultores y ganaderos han sufrido un incremento en los costes de producciĂłn que no se ha visto reflejado en los precios.

SegĂşn un estudio realizado por ambas organizaciones, se da la circunstancia de que con la llegada del euro los precios en alimentaciĂłn en estos Ăşltimos diez aĂąos han subido de forma "muy considerable", y mientras que llevarse una patata a la boca al consumidor le costaba en el aĂąo 2002 una media de 32 cĂŠntimos por kilo, ahora le cuesta 69 cĂŠntimos.

No obstante, segĂşn explicaron fuentes de la organizaciĂłn, el precio pagado a los agricultores por ese mismo producto "no sĂłlo no se ha incrementado", sino que de media "ha descendido" en este periodo de tiempo, puesto que hace diez aĂąos al agricultor de Castilla y LeĂłn percibĂ­a una media de entre 5 y 8 cĂŠntimos por kilo de patata, mientras que esta Ăşltima campaĂąa le media del precio pagado ha oscilado entre 3 y 8 cĂŠntimos.

En cuanto a los productos ganaderos, la leche para el consumidor ha pasado de 0,60 euros por litro en el 2002 a los 0,89 actuales, un incremento que "tampoco se ha visto reflejado en la misma proporciĂłn en el precio pagado al ganadero", puesto que en el mes de abril de 2001 el ganadero de leche de Castilla y LeĂłn percibiĂł 29 cĂŠntimos de euro por litro de media, mientras que en esta Ăşltima campaĂąa y tambiĂŠn en el mes de abril el precio que ha percibido el productor se ha incrementado apenas tres cĂŠntimos, hasta los 32.

Ante esta situaciĂłn, UPA y COAG han lamentado que los profesionales del sector agrario cuente con "mucho menos poder adquisitivo de diez aĂąos a esta parte", con unos costes de producciĂłn "disparados" y con un precio que perciben por sus productos agrĂ­colas o ganaderos que "para nada se asemeja al incremento aplicado en la cesta de la compra".