Claves para tener una mejor experiencia en su uso de la web
Cyl dots mini

Claves para tener una mejor experiencia en su uso de la web

Uno de los más comunes es el uso de contraseñas que no cumplen con los niveles de seguridad mínimos.

Internet se ha convertido en un recurso de primera necesidad en el siglo XXI y prácticamente no hay actividad del día a día que no tenga una mediación digital a través de una pantalla.

 

El mundo se encuentra en un momento de cambios constantes. Además del conflicto bélico entre Rusia y Ucrania, la globalización modifica el escenario geopolítico, y la pospandemia marca un ritmo de recuperación y aceleración de medidas que generan que uno deba actualizarse continuamente.

 

Todos estos factores tienen un elemento en común: la velocidad de Internet como mediador. Es por ello que en el siguiente artículo nos centraremos en algunos consejos que pueden mejorar el uso seguro de esta valiosa herramienta.

 

A la hora de pensar en nuestro uso de la web, encontraremos que uno de los mayores desafíos de la actualidad es la seguridad en línea. Desde distintos sectores públicos y privados se busca generar una mayor conciencia de este factor.

 

Después de todo, lo cierto es que algunos eventos como la popularización del teletrabajo o el surgimiento de medios digitales financieros como las criptomonedas o las billeteras digitales han dejado a millones de usuarios mucho más expuestos a los atacantes cibernéticos que antes.

 

LAS CONTRASEÑAS COMO EL PRIMER PASO

A la hora de pensar en nuestra privacidad y seguridad, las claves personales son fundamentales para ahorrarse dolores de cabeza. Algunos estudios demuestran que muchas de las actividades maliciosas que se presentan son principalmente consecuencia de errores humanos que podrían haberse evitado.

 

Uno de los más comunes es el uso de contraseñas que no cumplen con los niveles de seguridad mínimos. De hecho, hoy en día las contraseñas más habituales siguen siendo las más sencillas, como 123456 o "contraseña", lo que termina generando un nivel de vulnerabilidad extremo. Un pirata informático puede sortear ese nivel de seguridad en apenas segundos.

 

Para evitar esta situación, se pueden utilizar gestores de contraseñas que no solo ayudan a almacenar y memorizar nuestras claves, sino que permiten crearlas con un nivel de seguridad mucho mayor.

 

CONECTARSE A UNA VPN

El uso de las redes privadas virtuales, más conocidas por su sigla en inglés, que es VPN, va en aumento en los últimos años, sobre todo por la necesidad de acceder a contenidos o información bloqueada o censurada en otros países. Después de todo, cabe destacar que Internet ha dejado de ser sinónimo de libertad.

 

Ahora bien, muchos usuarios utilizan una VPN para lograr mejorar sus estándares de seguridad, ya que toda la información y tráfico web generado se cifra desde el primer momento, permitiendo que la dirección IP única que cada uno tiene al ingresar a Internet permanezca oculta para cualquier hacker.

 

En ese sentido, con medidas de encriptación, la información viaja segura de un extremo al otro sin quedar expuesta por los rastreadores, lo que también se traduce en una mejor experiencia web en lo que a publicidades invasivas se refiere.

 

PRÁCTICAS SALUDABLES EN LÍNEA Y 'OFFLINE'

Un consejo importante es evitar llenar formularios que no sean demasiado importantes, ya que es ahí donde muchas veces nuestros datos quedan a merced de los atacantes. También debemos huir de las descargas de archivos sospechosos o deabrir enlaces que no nos transmitan confianza, incluso aunque vengan de personas de confianza.

 

Lo mismo puede pensarse a la hora del mundo 'offline': cuando tire a la basura formularios en papel, facturas o documentos personales, debemos asegurarnos de romperlos de una manera en que nuestros datos no queden expuestos.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: