Ciudadanos y la marcha de uno de sus concejales: el 'verso perdido' que no provoca ninguna crisis
Cyl dots mini

Ciudadanos y la marcha de uno de sus concejales: el 'verso perdido' que no provoca ninguna crisis

Castaño, Suárez, Sánchez y Ortiz, de izquierda a derecha

La renuncia de uno de los concejales de Cs por falta de entendimiento no tendrá efecto en el grupo municipal, que ya había asumido competencias que había dejado de ejercer como la de comercio, y tampoco influirá en la estabilidad del Gobierno municipal, que tiene margen y conserva la mayoría. 

El concejal Ricardo Ortiz ha pasado de 'verso suelto' a 'verso perdido' con su renuncia a seguir en el grupo municipal de Ciudadanos para integrarse en el inédito grupo de los no adscritos, en el que navegará en solitario tras renunciar a la compañía del resto de concejales e integrantes del equipo del partido 'naranja' en el Ayuntamiento de Salamanca, con los que no ha logrado entenderse en ningún momento desde que tomó su acta. Es precisamente este documento, su acta de concejal, lo que todavía tensa la situación: el grupo municipal le pide que la entregue y Ortiz ha decidido negarse. Ahora decidirán los órganos del partido, ya que también ha decidido seguir afiliado: la carta ética de Cs le obliga a liberar ese acta al marcharse.

 

Será como sea en el futuro, pero Ortiz ya no es concejal de Cs, aunque la realidad es que hacía meses que Ortiz no quería seguir en la disciplina del equipo municipal de Cs. Entró en el grupo como quinto de la lista electoral tras la temprana renuncia de la número '2', María Mayoral, que dejó el puesto en junio de 2019 antes incluso de tomar el acta. Dijo entonces sentirse "ninguneada" y que la 'número 1' de la lista y ahora teniente de alcalde, Ana Suárez, prefería que trabajaran los números '3' y '4', dos personas de su máxima proximidad. Ortiz se ha ido con críticas parecidas, asegurando que había una “falta de confianza” en su labor, algo que Suárez niega.

 

Entendimiento al margen, el concejal debutó como titular delegado de las responsabilidades de comercio por su pasado en las organizaciones empresariales y con el extra de las competencias digitales. Estaba en régimen de dedicación parcial desde que se estrenó en junio de 2019; el consistorio corría con sueldo y cotizaciones de su 'media jornada', unos 20.000 euros al año. Esa dedicación la pierde por reglamento: el grupo de no adscritos no tiene derecho a dedicaciones con sueldo y cobrará por asistencia a plenos y comisiones.

 

Una salida que no debilita

La marcha de Ortiz no cambia la situación ni en el grupo municipal de Ciudadanos ni en el Gobierno municipal. Su papel en el grupo municipal, el consistorio y el equipo de Gobierno había ido perdiendo atribuciones y peso. En mayo, en plena crisis del Covid y con centenares de negocios intentando sobrevivir, renunció a ser concejal de Comercio, tarea que asumieron sus compañeros. Y en las últimas semanas, sabiendo ya que deseaba marcharse, el grupo municipal le había relevado de órganos y competencias preparando su salida.

 

El equipo de Cs en el ayuntamiento salmantino, tanto concejales como asesores, ha ido asumiendo muchas de las atribuciones con las que debutó Ortiz. El todavía concejal no logró integrarse en un grupo compacto, forjado en la anterior legislatura, la primera de Ciudadanos en el consistorio, y que tiene un núcleo duro estable formado por Suárez, Fernando Castaño y Juan José Sánchez; en el mismo se mantienen asesores de confianza, pero también ha habido nuevas incorporacoines que han logrado integrarse e incluso el anterior portavoz municipal ha cambiado de papel sin problemas de adaptación. Se trata de un grupo que funciona.

 

Ni rastro de crisis de Gobierno

La decisión reduce en un voto el número de los que el Gobierno bipartito cuenta en el Ayuntamiento de Salamanca, pero todavía tiene los suficientes para disfrutar de la mayoría necesaria para seguir gobernando sin miedo a que la oposición 'tumbe' ninguna medida. La compenetración entre los ediles del PP y de Cs, al menos como Gobierno local, ha sido notable desde el primer día y no parece que eso vaya a cambiar.

 

En relación a lo que la marcha de Ortiz del Grupo Municipal pueda significar para la estabilidad del Gobierno municipal, la portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Salamanca ha asegurado a Ical que “hay un gobierno estable, que lo ha sido desde el principio y lo sigue siendo de una manera sincera, por lo que no hay riesgo de crisis ni fricción”.

 

Para Suárez, la influencia que tenía Ortiz en el trabajo del equipo de Ciudadanos en el Ayuntamiento ya era mínima, pero no ha evitado reprochar al concejal saliente que “en un momento donde tantas familias y empresas están pasándolo mal, lo más importante es trabajar por el bien de la ciudad”. “Todo lo demás es secundario o terciario”, ratifica.

Comentarios

bye 13/01/2021 21:49 #3
"Siempre se van los mejores" Frases hechas que no siempre son aplicables, como en este caso. ¡¡¡¡¡¡Hasta nunca Josetxu II !!!!!!
Davide 13/01/2021 18:11 #2
Entre los cuatro no hacen uno.
Pepe el de la Prospe 13/01/2021 12:29 #1
Sra Suarez ¿ Usted es la que decide cual es el trabajo por el bien de la ciudad? No sabía que el bien de la ciudad es que esta se llene de perros, a los parques no puedan pisar niños ni mayores debido a excrementos y meados, la Gran Vía sea una estación de guaguas, bicis y patinetes invadan las aceras, el mal trato al comercio salmantino se refleje en la cantidad de locales cerrados................y en definitiva a parte de las únicas obras que hacen carriles bici, muy peligrosos en tramos, sean unos huertos que en tiempos del franquismo se le proporcinaban a las familias con menos recursos para poder subsistir. Es Ud todo un ejemplo de mirar por el desarrollo de una ciudad ¡ Gracias!

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: