'Ciudadanos por la Defensa del Patrimonio' pide la paralización de las obras de destrucción de las bodegas del antiguo Convento de la Merced

La Asociación se dirige a Rivero, nuevo rector ante la falta de decisión de la que hasta la fecha han hecho gala las Administraciones Públicas, pese a sus advertencias, y lamenta que la institución académica sea exponente, en Salamanca, de las prácticas del denominado "feísmo gallego".

La Asociación “Ciudadanos por la Defensa del Patrimonio” ha solicitado a la Universidad de Salamanca la paralización de las obras de destrucción y, cuanto menos, menoscabo encaminadas a transformar las bodegas del desaparecido Convento de Mercedarios Descalzos para un uso irrespetuoso, desaconsejado e inadecuado de esos espacios históricos, lo cual está sonrojando a numerosos miembros de la comunidad universitaria adscritos a la Facultad de Ciencias.



La Universidad de Salamanca, institución académica y cultural ocho veces centenaria, debe reconsiderar este proyecto por tratarse de una actuación objetivamente indeseable que no mejora lo existente ni recupera el patrimonio histórico del que se trata y apostar por una recuperación y restauración de esas bodegas como el patrimonio histórico y cultural que es, de acuerdo con los principios de restauración reconocidos, y lo de a conocer públicamente.



El pasado mes de octubre esta Asociación denunció ante las Administraciones Públicas competentes en materia de patrimonio histórico el reinicio de las obras y que éstas amenazaban con actuar sobre la bóveda porosa a fin de lograr que el recinto permanezca incomunicado con los más próximos al encontrarse en él una caldera de gas. Las obras iniciadas en el verano de 2016 y retomadas, ya en ese momento daban a entender que no se trataba de una restauración o recuperación de la bodega sino, más bien, de unas obras de ampliación de las instalaciones del centro educativo para un uso no precisamente compatible con la conservación del patrimonio, su disfrute e interpretación.



En fecha reciente, las obras se centraban en la organización o distribución del espacio, la ocultación de la bóveda y muros originales, la apertura de huecos para la instalación de canalizaciones y la instalación de un falso techo de pladur. Entre otras actuaciones, además de la apertura de un gran hueco paralelo al acceso existente previo (demolición realizada en el verano de 2016), también se puede comprobar que se ha estado picando la parte inferior de las bóvedas y el solado así como para sujetar las inoportunas placas de pladur que ahora ocultan la bóveda. Todo esto ya ha sido denunciado ante las Administraciones Públicas competentes para que sus técnicos realicen cuantas comprobaciones consideren oportunas a fin de verificar que las obras se desarrollan y concluyen de acuerdo con un proyecto respetuoso con el patrimonio histórico y los edificios o los restos de edificios catalogados.



“Ciudadanos por la Defensa del Patrimonio” entiende que todo lo concerniente a este asunto es muy oscuro, comenzando por su licitación -en tres días- y hasta nuestros días, en los que con sorpresa contemplamos como las soluciones arquitectónicas más estrambóticas e insensibles, propias del denominado "feísmo gallego", son adoptadas con gran habilidad por una institución como la Universidad de Salamanca que si por algo se caracteriza es por disponer de un rico patrimonio histórico y monumental.



Convento de Nuestra Señora de la Merced



La Sección de Matemáticas de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Salamanca tiene sede en un edificio construido en el siglo XIX sobre los restos del desaparecido Convento de Nuestra Señora de la Merced (siglo XVI), el cual fue construido sobre los restos del Postigo Ciego, posible puerta de acceso a la Alcazaba cerrada en el siglo XIII. La Calle de la Valdrisería, según afirma José Mª Muñoz, “en la actualidad está cubierta por la gigantesca bóveda que sostiene el edificio de la Merced” (“Las murallas salmantinas y sus puertas. El Postigo Ciego”, Zephyrus, Vol. 4, Ediciones Universidad de Salamanca, 1953).



Este edificio (junto con sus espacios libres) está catalogado por el vigente Plan General de Ordenación Urbana de Salamanca con protección estructural. Sobre el mismo se permiten obras de restauración estructural, de mantenimiento de fachadas, de repetición de cubiertas y la recuperación de elementos ocultos. Además, el propio Plan General prescribe la necesidad de realizar un estudio arqueológico integral del subsuelo de estas bodegas.



Las obras de acondicionamiento



El 25 de julio de 2016 fue publicado en la web www.usal.es el anuncio de licitación de las obras de “Acondicionamiento aula informática sótano facultad de matemáticas” cuyo plazo para la finalización de recepción de ofertas concluía a los tres días: el día 28 de julio de 2016 a las 14:00 horas.



Las obras para habilitar este sótano o bodega del Convento de la Merced contemplaban actuaciones tales como: regulación de la superficie y de paramentos verticales; disposición de un nuevo pavimento, de un trasdosado, de dos nuevos zócalos laterales; realizar las acometidas para las correspondientes instalaciones de electricidad, extracción y climatización; y consolidar los revestimientos de mortero en bóveda y paramentos verticales. Según los planos del proyecto de la Universidad de Salamanca publicados con motivo de la licitación de estas obras, el espacio sufriría una reestructuración (sobre el estado, uso e instalaciones que tenía) que dividiría la bodega impidiendo el acceso completo a la misma. Esas obras se iniciaron en los primeros días del mes de agosto de 2016.



El 10 de agosto de 2016 “Ciudadanos por la Defensa del Patrimonio” trasladó sus temores a las Administraciones Públicas y solicitó a la Universidad de Salamanca a que reconsiderase el proyecto. El 5 de septiembre de 2016, varias semanas después del inicio de esas obras, la Asociación informó del agravamiento del estado en que anteriormente se encontraba ese espacio conservado durante cuatro siglos: se habían practicado demoliciones, se había trabajado sobre la estructura, se habían abierto nuevos huecos para canalizaciones, se había intervenido en paramentos, se habían instalado nuevas conducciones, etc.



Dichas obras se iniciaron sin tener los permisos correspondientes, utilizando el discutible recurso de la "Declaración Responsable" y sin presentar toda la documentación, motivo por el cual el Excmo. Ayuntamiento de Salamanca ordenó el 9 de agosto de 2016 su paralización cautelar hasta la evaluación de la documentación y obtención de los permisos.



La Comisión Técnico Artística Municipal de Salamanca, en su sesión del 24 de enero de 2017, mostró su malestar porque dichas obras se iniciasen sin esperar a que esa Comisión hubiese visto las actuaciones, y en ese sentido aprobó estudiar la posibilidad de abrir un expediente sancionador; informó favorablemente de las obras planteadas y en especial la restitución del hueco abierto a su estado original, lo que se tendría que hacer en condiciones geométricas y materiales equivalentes a lo anterior; requirió detalles relativos al acceso al resto de dependencias interiores, en concreto al Postigo Ciego; y solicitó plano detallado y muestra para su visita por los miembros de esa Comisión a la cámara que en la documentación técnica se denomina “bufa” aunque no es tal. La Comisión de Fomento y Patrimonio del Excmo. Ayuntamiento Salamanca ratificó en su sesión del 31 de enero de 2016 los informes de la Comisión Técnico Artística.



La Comisión Territorial de Patrimonio Cultural de Salamanca, en septiembre de 2017, solicitó al Ayuntamiento de Salamanca información sobre el asunto referido ya que precisa determinar el alcance de tales obras para concluir si las mismas se han efectuado omitiendo la realización de una actividad arqueológica preventiva, cuya autorización siempre compete a esa Comisión y visto que la Universidad de Salamanca -hasta ese momento- no había presentado solicitud de permiso alguno.