Ciudadanos por la Defensa del Patrimonio pide la eliminación del cableado del centro de Salamanca

Las calles Escoto, Silencio, San Vicente Ferrer, Fe, Cañizal y Tahonas Viejas son las perjudicadas por este motivo denunciado.

La Asociación Ciudadanos por la Defensa del Patrimonio se ha dirigido al Ayuntamiento de Salamanca para que éste contemple la eliminación del cableado de las calles Escoto, Silencio, San Vicente Ferrer, Fe, Cañizal y Tahonas Viejas dentro de las actuaciones que el Consistorio prevé realizar para crear una plataforma única y así eliminar las barreras arquitectónicas de estas calles ya consideradas como peatonales.

 

Así lo ha indicado en un escrito este colectivo, que indica que "esta actuación debería ser prioritaria para el Ayuntamiento de Salamanca el cual tendría que disponer de un plan para la progresiva eliminación del cableado, comenzando por el aéreo y todo aquel en desuso. Si bien esta medida sólo puede llevarse a cabo con la intervención de las diferentes empresas suministradoras, corresponde al Ayuntamiento de Salamanca aprovechar esas obras para disponer las canalizaciones suficientes que permitan la posterior eliminación del cableado".

 

Precisamente, según el escrito, "la gestión municipal en algunas de estas calles, como Silencio y San Vicente Ferrer, deja mucho que desear ya que este pasado verano fueron objeto de una mal planificada renovación de redes de agua ya que ahora los vecinos y visitantes de Salamanca volverán a padecer las incomodidades de unas nuevas obras".

 

Si bien la eliminación del cableado, que afecta gravemente la imagen de la ciudad histórica, puesto que la desvirtúa, es importante, "no menos importante es que se eliminen armarios de control de servicios, señales de circulación y almacenes de contenedores, que las aguas pluviales se recojan en el centro de la vía (lejos de las fachadas) y que esas calles se doten de algún elemento de mobiliario (conjuntos de banco, árbol, farola y papelera) en aquellos tramos donde son más anchas a fin de humanizarlas y hacerlas más acogedoras para todos".

 

Por todo ello, desde Ciudadanos por la Defensa del Patrimonio se ha pedido al Ayuntamiento de Salamanca que se planifiquen "las obras y que se siga un modelo mucho más amable con las personas. Así pues, los técnicos municipales deben contemplar que la plataforma única podría traer consigo un grave retroceso como el aparcamiento de vehículos esas calles, hasta ahora dificultado por los bordillos".

 

PEATONALIZACIÓN DE LAS CALLES

 

El Plan de Movilidad de Salamanca establece como actuación a corto plazo la peatonalización de calles “como medida de mejora de la calidad urbana y fomento de la actividad económica y turística en la zona. Según el documento aprobado por el Ayuntamiento de Salamanca en el año 2013, la sección viaria resultante no tendría aparcamiento” y los “accesos estarán dotados de cámaras de lectura de matrículas asociadas a los vehículos y destinos permitidos, de manera que en el supuesto de realizarse cualquier otro recorrido no autorizado se pueda sancionar automáticamente al vehículo infractor”.

 

La peatonalización de calles es una medida eficaz para "fomentar el tránsito de peatones, reducir el uso del automóvil, mejorar la calidad de vida (menos ruido, menos contaminación, más seguridad), recuperar el paisaje urbano y otorgar al peatón el espacio público; por tanto, las actuaciones en todas estas calles, largamente reclamadas por la Asociación, son una buena noticia que debe tener continuidad en el resto de calles de características similares (peatonales con estrechas aceras -cuando existen-, convertidas en barreras arquitectónicas): Cervantes, Rabanal, Carniceros, Tahonas Viejas, Silencio, San Vicente Ferrer, Plaza de Carvajal, Doyagüe, La Fe, Especias, Plaza de los Bandos y Escoto".