Ciudadanos por el Patrimonio pide un informe sobre el efecto de los conciertos en la Plaza Mayor

“Ciudadanos por la Defensa del Patrimonio” reitera la necesidad de un informe técnico sobre los espectáculos en la Plaza Mayor que se siguen programando con total desconocimiento de los efectos negativos. La asociación critica que la autorización de eventos quede a criterio del alcalde.

La Asociación 'Ciudadanos por la Defensa del Patrimonio' ha solicitado que el Ayuntamiento de Salamanca se abstenga de promover y de autorizar la celebración de más espectáculos que conlleven la generación de decibelios por encima de los límites establecidos para una “zona de viviendas y oficinas” hasta la realización de un informe acústico que valore la incidencia de este tipo de agresiones sobre la piedra y la estructura de la Plaza Mayor. Petición que también ha sido contemplada dentro de las propuestas de la Asociación a los denominados Presupuestos Participativos y que no está siendo considerada por el propio Ayuntamiento.
 

 

El Ayuntamiento de Salamanca dispone de un Reglamento de Utilización y Uso de la Plaza Mayor el cual no establece ninguna limitación para aquello que promueva o autorice el propio Alcalde y su Equipo de Gobierno al entender que éste siempre promoverá actuaciones que no "la deterioren, degraden o menoscaben". 

 

Ahora, lo único que es cierto es que el Ayuntamiento no conoce cuál es la incidencia que la celebración de este tipo de eventos tiene para la piedra arenisca. En enero del año 2013, el Grupo Municipal Socialista del Ayuntamiento de Salamanca propuso realizar, con motivo de la redacción del "Reglamento de Utilización y Uso de la Plaza Mayor", un informe técnico para valorar la incidencia de las labores de montaje, los ruidos, anclajes y el tonelaje de la maquinaria y escenarios, a los que se somete a este recinto monumental con demasiada frecuencia y desconocimiento. Dicho informe, que no ha sido realizado, también debería valorar otros aspectos relativos a la masificación de público, la instalación eléctrica, el impacto visual, etc. que no son menos importantes. 

 

La incidencia del ruido y las vibraciones en las centenarias piedras de los monumentos es un hecho ampliamente estudiado y demostrado. Un aspecto que a las autoridades competentes debería preocupar, más si cabe cuando se trata de piedra arenisca (conocida por su fragilidad). Sobre este aspecto, obviado en nuestra ciudad, se han preocupado los responsables de otros monumentos como el Acueducto de Segovia, la celebración de la mascletà en Valencia o los conciertos musicales en el Teatro romano de Mérida. 
 
“Ciudadanos por la Defensa del Patrimonio” considera que la Plaza Mayor de Salamanca es un espacio público y monumental vivo, el centro de la ciudad en el cual suceden los hechos más importantes para la sociedad y la historia local, pero ahí no se incluyen conciertos masivos, con grandes escenarios, que oculten la contemplación del monumento o conlleven a la adopción de medidas excepcionales. La celebración de ese tipo de espectáculos en la Plaza Mayor no deja de ser improvisada. Pero ésta si puede acoger actividades festivas y culturales si son sostenibles en todos los sentidos. Sería deseable, y no muy costoso, que a tal efecto el Consistorio estudiase habilitar un espacio acondicionado fuera del casco urbano, con todas las dotaciones y calidades para acoger ese tipo de eventos, incluso de mayor trascendencia y en más fechas a lo largo del año.