Ciudadanos nombra una nueva ejecutiva en tres días, sin elecciones y tras eliminar al coordinador destituido

El aparato de Luis Fuentes completa su regreso a la agrupación de Salamanca. Recurre a un proceso clandestino y nombra una nueva ejecutiva sin consultar a las bases, en sólo tres días y tras expedientar a César Ayllón para que no pudiera presentar una lista alternativa.

El aparato oficialista de Ciudadanos en Salamanca no ha perdido el tiempo para completar su objetivo de retomar el control de la agrupación más importante de la provincia. En un proceso exprés, sin elecciones ni la mínima participación, Luis Fuentes y Pablo Yáñez han conseguido colocar una directiva afín en un tiempo récord. Un movimiento con el que recupera la manija de esta agrupación, pero con el que ha cosechado la disconformidad interna.

 

La elección de la nueva ejecutiva local se ha precipitado en cuestión de días: sólo hace dos semanas que Luis Fuentes dinamitó la anterior directiva. El ya excoordinador local, César Ayllón, se encontró con cuatro dimisiones y la no incorporación de un quinto miembro, el enlace con el grupo político del Ayuntamiento, suficientes para que C's Castilla y León aplicara el reglamento y forzara la disolución de la ejecutiva y el cese del coordinador. En teoría, el proceso para elegir nueva ejecutiva tenía que durar un mes e incluía la consulta a los afiliados, pero no ha sido así.

 

A día de hoy, tal y como ha podido confirmar TRIBUNA, la nueva ejecutiva ya está nombrada. Se hizo oficial este viernes. El proceso ha durado pocos días y la parte central se ha resuelto en tres días. Según las fuentes consultadas por este medio, se abrió un plazo de tres días para presentar candidaturas; el aparato se fijó como objetivo elaborar una lista oficialista para recuperar el poder orgánico local. Pero, al tiempo, se decidió expedientar al excoordinador, César Ayllón, y eliminarlo de la carrera. Se hizo pocas horas después de abrir el plazo de candidaturas y por un motivo: sus duras declaraciones en TRIBUNA de Salamanca"Ciudadanos en Salamanca son los cuatro que están cobrando y sus amigos y familiares: no hay afiliados", fue lo que dijo. Suficiente para aplicarle el reglamento interno y abrirle un expediente que dejaba en suspenso su participación orgánica como militante. No podían participar tampoco los vocales dimitidos.

 

Sin tiempo para reaccionar, el expediente sirvió para sacar de la carrera a Ayllón y resolver el asunto de un plumazo. Al finalizar el exiguo plazo, sólo se había presentado una candidatura, una lista encabezada por Rafael López e integrantes del aparato del partido y algún afiliado de base. Acto seguido, fue proclamada como la nueva ejecutiva este viernes, como pasó con la anterior cuando el oficialismo fue incapaz de presentar una lista válida a tiempo. El proceso no ha tenido siquiera votaciones, que también estaban señaladas en una fecha curiosa: el día 11 de octubre a partir de las 19.00 horas... poco antes del puente festivo de la Hispanidad.

 

Luis Fuentes fue el gran perjudicado del cambio en la agrupación de C's en Salamanca, la más grande de la provincia. Tras un fallo garrafal, la corriente oficialista no fue capaz de presentar a tiempo una candidatura correcta, que cumpliera con los requisitos; el resultado fue que sólo hubo una candidatura válida y, contra todo pronóstico, abría la puerta a una directiva sin ningún miembro del núcleo que ha acaparado puestos insitucionales y sueldos públicos. Fuentes perdía el control sobre la agrupación más importante de Salamanca... y empezó a pensar en cómo recuperarlo.

 

El pasado mes de julio, Fuentes usó las atribuciones que le otorga la cúpula nacional de Albert Rivera para crear una ejecutiva provincial que coordine a todas las agrupaciones; no dan cuenta en ningún momento al coordinador de la más grande, la de la capital. Fuentes se nombra a sí mismo portavoz, el máximo cargo. La primera reunión de esa ejecutiva provincial fue la gota que colmó el vaso y desencadenó lo ocurrido hace quince días.

Noticias relacionadas