Ciudadanos culpa a los últimos 20 años de gestión del PP de no poder bajar más los impuestos

El portavoz de Ciudadanos, Alejandro González, atiende a una intervención de Fernández Mañueco. Foto: T. Navarro

El portavoz de Ciudadanos, Alejandro González, reconoce que le "hubiera encantado salir a decir que iban a bajar un 10% el IBI" y asume que la presión fiscal a los salmantinos es "asfixiante": le echa la culpa a "una deuda histórica después de 20 años de gestión irresponsable".

PP y Ciudadanos han escenificado hoy el segundo de los acuerdos de su pacto programático, el que permite a Fernández Mañueco haber repetido en la alcaldía y gobernar en minoría. Sin embargo, el tono hace pensar que no ha sido el más gustoso para la formación 'naranja' que no ha ocultado que, en materia fiscal, aspiraba a aflojar mucho más la presión a la que se ha sometido a los ciudadanos estos años para pagar la deuda del Ayuntamiento. La sorpresa es que el portavoz de Ciudadanos, Alejandro González, ha verbalizado estas críticas y lo ha hecho ante un Fernández Mañueco que no ha querido entrar 'al trapo'.

 

Tras la intervención del alcalde para anunciar las medidas, ha tomado la palabra González. Desde el atril, ha empezado diciendo que "el Ayuntamiento de Salamanca va a tomar una medida que hemos impuesto al PP". Esa imposición se centra en la tasa de la tarjeta de la ORA y la de apertura de negocios, líneas rojas que C's había marcado a los populares: estas tasas tenían que bajar sí o sí y así se ha producido. Pero ha habido ataques a la política de congelar, pero no bajar, los impuestos. Y al argumento de la estabilidad presupuestaria y a un tabú del gobierno popular: lo altos que están los impuestos municipales.

 

"Sabemos que la presión fiscal de Salamanca es alta, asfixiante en algunos casos", ha asegurado González, que ha echado la culpa de la situación "a una deduda histórica después de 20 años de gestión irresponsable". En esto ha señalado a los gobiernos de las dos últimas décadas, todos del PP como el de ahora, y también al bipartidismo. Gobiernos que dejaron un importante lastre que ha habido que cargar y pagar con subida de impuestos cuando el ejecutivo central puso fin al endeudamiento sin límite.

 

"Me encantaría salir a decir que vamos a bajar un 10% el IBI, pero no es posible por la situación del Ayuntamiento y hemos preferido ser responsables", ha continuado González en clara alusión a la opción que había de no aplicar el recargo estatal del impuesto de bienes inmuebles, que a partir de 2016 lo ayuntamientos tienen potestad para no aplicar y que ha sobrecargado la presión fiscal a los ciudadanos en los últimos cuatro años a razón de unos 4,5 millones de euros que han tenido que pagar de más los salmantinos. Pero también ha dado a entender que ahora no es posible aplicar la medida que demandaba el PSOE.

 

Tras estar palabras, y en un nuevo turno de palabra, Fernández Mañueco ha sido preguntado por si compartía el diagnóstico de su 'socio' de investidura, el de la deuda histórica y la presión fiscal asfixiante. El alcalde ha preferido no entrar en polémica: "Vamos a mirar al futuro".

Noticias relacionadas