CIUDAD RODRIGO. El pantano del Águeda rebosa al 100% y abre las compuertas

Normalidad. La localidad de Navasfrías se recupera de la sequía sufrida en 2009. Previsión. Las obras de construcción de las variantes afectadas por la presa de Irueña concluirán este año 2010
ÁNGEL S. PEINADO

El pantano del Águeda, que llegó a sufrir las consecuencias de la sequía llegando a estar  al 15,45 % de su capacidad a principios de diciembre, en solamente quince días alcanzó el 41,81% de capacidad frente al 36,81% que registraba el pasado año, en esta misma fecha, el 17 de diciembre. Pero las últimas lluvias no sólo han llenado por completo el embalse, sino que han provocado que empiece a rebosar por lo que ha sido necesaria su regulación mediante la apertura de las compuertas. Las lluvias que continúan cayendo en esta zona han devuelto la normalidad a localidades como Navasfrías donde no se conocía una época tan seca como la que ha padecido durante 2009.

Con el embalse del Águeda lleno muchos se preguntan si no sería posible comenzar a cerrar las compuertas del pantano de Irueña, hasta una cota que no perjudicara las actuaciones de construcción de los puentes y carreteras previstos, como son la variante de la carretera C-526 de Ciudad Rodrigo a Cáceres, la variante del camino de Valdepiedra, la conexión con el camino de El Sahúgo y la carretera de Fuenteguinaldo a Robleda.

Con esta medida podría mantenerse la capacidad del embalse del Águeda, además la retención de agua en Irueña garantizaría el mantenimiento de su capacidad y evitaría las situaciones críticas que han tenido que vivir el pasado año los regantes de la ribera del río mirobrigense por la escasez de agua.

Presa de Irueña
Tanto los alcaldes de los municipios afectados por la presa de Irueña como los vecinos de Ciudad Rodrigo esperan que este nuevo año sea el definitivo para poder ver de una vez por todas este embalse funcionando. Hay que destacar que los trabajos para la construcción de las variantes de las carreteras afectadas por esta infraestructura, con una inversión de algo más de 1 millón de euros, está previsto que concluyan en 2010.

Las obras tienen como objetivo garantizar el tráfico rodado a través de los valle de los ríos Águeda y Mayas una vez que las vías actuales queden inundadas tras el llenado de la presa. Además, los trabajos incluyen dos nuevas vías de comunicación que mejorarán las conexiones actuales.