Cinco investigaciones científicas desarrolladas en Salamanca mejoran los resultados de explotaciones del sector primario
Tribuna mini Saltar publicidad
Asanz 600x800 file
Cyl dots mini

Cinco investigaciones científicas desarrolladas en Salamanca mejoran los resultados de explotaciones del sector primario

Representantes institucionaes junto a los investigadores que han llevado a cabo los estudios cuyos resultados se han presentado en Salamaq

La colaboración institucional entre Universidad y Diputación tendrá continuidad con nombre y apellido, Campus Agroambiental.

Diputación y Universidad de Salamanca han cerrado en Salamaq un círculo que se inició en 2018 cuando la institución provincial, coincidiendo con la celebración del octavo centenario de la Casa de Estudio, habilitó una partida presupuestaria de 500.000 euros para desarrollar la tercera convocatoria de proyectos de investigación orientados a ofrecer soluciones tecnológicas al sector primario.

 

Durante la última Feria presencial, en el año 2019, se dieron a conocer los resultados preliminares de estos proyectos que hoy, de la mano de sus investigadores principales, presentaron las conclusiones.  El presidente de la Diputación, Javier Iglesias, destacó durante el acto que el campo es "un sector estratégico altamente cualificado que nos provee de alimentos de calidad" y subrayó que "sin agricultores y ganaderos no seríamos lo que somos hoy".

 

CAMPUS AGROAMBIENTAL

 

Esta colaboración institucional tendrá continuidad con nombre y apellido, Campus Agroambiental, otra demostración de que “al mundo del campo hay muchas formas de darle valor, y el I+D+i es una de ellas”. “Aportaremos un espacio de transferencia del conocimiento porque queremos transformarlo en valor económico para la sociedad salmantina y trasladar el saber desde los laboratorios y las aulas a las explotaciones agrícolas y ganaderas de la provincia y avanzar de la mano de empresas interesadas en el desarrollo de estos proyectos”, explicó Iglesias antes de agradecer el papel proactivo del rector de la Universidad de Salamanca, Ricardo Rivero, quien puso de relevancia la “audacia” de la Diputación para seguir trabajando en pos del Sector Primario “y su capacidad para ponerlo en contacto con los grupos de investigación más potentes”. “Es un acierto del presidente”, añadió.

 

Ventaja comparativa

 

La Universidad de Salamanca, precisó su máximo responsable, “ha de crecer en el área agrícola y ganadera y en la investigación que refleje la apuesta del Campus Agrario Medioamebiental, donde habrá un centro patrocinado por la Diputación que va a institucionalizar esta colaboración con las empresas”. Tras agradecer la “visión de futuro inteligente” de la Diputación, el rector Rivero subrayó que disponer de un instituto tan potente como el CIALE y con departamentos y grupos “tan activos” debe ser aprovechado por toda la provincia de Salamanca.

 

Finalmente, Íñigo Zabalgogeazcoa, vicedirector del Irnasa, agradeció el apoyo institucional y destacó que la agricultura en Salamanca es “clave en la economía y en la vida de la provincia”.

 

PROYECTOS DEL SECTOR PRIMARIO

 

Con el objetivo de fomentar el cambio de la fertilización tradicional (procedente de energía fósil) a la basada en recursos naturales y biológicos, el equipo del investigador Enrique Monte abordó la selección de bioestimulantes microbianos para su aplicación en cultivos herbáceos extensivos. Contó para ello con la colaboración de la empresa Mirat. Monte explicó que la clave de su trabajo es el hongo Trichoderma, “que se lleva explotando desde hace años como agente de biocontrol en agricultura”. Su trabajo pretendía establecer la influencia de ese hongo en el estímulo del crecimiento de las plantas, a las que ya defiende en invernadero, y se trataba de comprobar si también lo hacía en cultivos de cereal. Y lo logra.

 

Isabel Revilla, de la Escuela Politécnica Superior de Zamora, se puso al frente de la iniciativa ‘Clasificación y predicción de parámetros de calidad de productos del cerdo ibérico en función de las características de la materia prima y la tecnología de elaboración mediante el uso de herramientas multiparamétricas’, un proyecto destinado a desarrollar una metodología para determinar la influencia de la genética y la tecnología en la elaboración en la calidad de paletas y jamones ibéricos y predecir, de esa forma, futuros  parámetros de calidad.  Para lograrlo, el equipo de investigadores dividió a los animales en dos grupos. En uno, los ibéricos 100 %. En el otro, ibérico al 50 % al que se tomaron muestras antes y después de la montanera para estudiar la influencia de la raza en el cambio de composición producido por la alimentación.

 

Para el tercero de los proyectos, ‘Diseño y desarrollo de un biofertilizante bacteriano con aplicación en la mejora de la producción de cereales’, desarrollado de forma conjunta por la Usal y el Irnasa, el investigador Raúl Rivas, de la Facultad de Biología, contó con el apoyo de las empresas Campal y Ceres Biotics. Junto a su equipo ha desarrollado un biofertilizante bacteriano capaz de mejorar la producción de maíz y trigo y hacerlo, además, desde un enfoque sostenible.

 

En el caso del impulso a la comercialización de productos salmantinos de calidad procedentes de la colmena, el equipo dirigido por José Sánchez, del Instituto de Investigación en Agrobiotecnología (CIALE), caracterizó los principales productos de la colmena (miel y polen) producidos por el sector apícola salmantino mediante un proceso de control de calidad basado en parámetros físico-químicos (humedad, conductividad eléctrica, etc.), polínicos y sensoriales. Para llevar a cabo esta labor se alió con la Sociedad Cooperativa Reina Kilama.

 

Finalmente, se dieron a conocer los resultados del proyecto centrado en el uso de prácticas agropecuarias certificadas en agricultura ecológica como método de conservación y gestión del paisaje de la dehesa.  El objetivo de este proyecto es el de evaluar el impacto ecológico de los diferentes manejos agropecuarios del territorio desde varios ángulos como el estudio del perfil microbiológico del suelo como indicador de la calidad o la fertilidad del mismo antes y después de un cambio de manejo. Carlos Palacios, de la Facultad de Ciencias Agrarias y Ambientales, está al frente de esta iniciativa que se realiza en coordinación con el IRNASA-CSIC.