Cinco centros públicos de FP salmantinos recibirán 26.000 euros para desarrollar nueve proyectos

Centro Fernando de Rojas

Ciudad de Béjar (5.780 euros), Rodríguez Fabrés (6.000), Fernando de Rojas (9.000), Francisco Salinas  (2.234) y Tomás y Valiente de Peñaranda, (2.820 euros).

Un total de 53 centros públicos de FP reciben 370.000 euros para el desarrollo de 130 proyectos durante este curso. Las ayudas proceden del Programa Aula-Empresa, cofinanciado por el Fondo Social Europeo (FSE), que comprende convocatorias anuales de ayudas dirigidas a los centros docentes de la Comunidad que imparten ciclos formativos de Formación Profesional Básica, de grado medio o de grado superior. 

 

De los 53 centros docentes, catorce de ellos son Centros Integrados de Formación Profesional (CIFP), 37 institutos de Enseñanza Secundaria (IES) y dos centros de Formación Agraria (CFA). En Salamanca se han presentado 11 proyectos, de los que se financiarán nueve con 25.844 euros en los centros Ciudad de Béjar (5.780 euros), Rodríguez Fabrés (6.000), Fernando de Rojas (9.000), Francisco Salinas  (2.234) y Tomás y Valiente de Peñaranda, (2.820 euros).

 

Los proyectos abarcan hasta 20 familias profesionales distintas y obtienen la colaboración de 542 empresas de Castilla y León, desarrollando actividades en torno a las siguientes cuatro líneas de actuación: la primera de estas líneas, ‘Aprendiendo a emprender’, consiste en proyectos no curriculares que impulsen en el alumnado la autonomía e iniciativa personal, aplicando un conjunto de valores y actitudes personales interrelacionadas, como la responsabilidad, la perseverancia, el autoconocimiento y la autoestima, la creatividad, la autocrítica, el control y la inteligencia emocional, la capacidad de elegir, de calcular y asumir riesgos, afrontar problemas y aprender de los errores.

 

La segunda línea, ‘Hacer visible el centro en las empresa’, comprende iniciativas que difundan el potencial de los centros de FP entre las empresas de su entorno, podrán fomentar la implantación de nuevos modelos de relación multidisciplinar e intersectorial que contribuyan a aumentar la presencia de los centros docentes en el ámbito productivo y que permitan optimizar y compartir los recursos existentes, tanto materiales como pedagógicos.

 

La tercera línea, ‘Investigación, Desarrollo e Innovación (I+D+i) en la Formación Profesional’, tiene entre sus objetivos estratégicos favorecer la generación de nuevo conocimiento, la aplicación del conocimiento existente a la solución de problemas o a la generación de ventajas competitivas, así como la incorporación de los centros docentes al proceso de innovación, asimismo, comprende también el desarrollo y aplicación de nuevos medios didácticos y recursos educativos que favorezcan la asimilación y transmisión de conocimientos en el ámbito de la formación profesional; y la cuarta línea, ‘Aprender de las empresas’, promueve el conocimiento de experiencias de la vida laboral correspondientes a su titulación en el propio entorno productivo, con la finalidad de favorecer la transferencia del conocimiento y la detección de necesidades de formación y cualificación.

 

En la selección de proyectos se han tenido en cuenta, como criterios de valoración, la inclusión de los principios transversales de desarrollo sostenible y respeto al medio ambiente, la protección de la igualdad de oportunidades y no discriminación por razón de sexo, raza u origen étnico, religión o convicciones, discapacidad, edad u orientación sexual, así como una preferencia proporcional de los proyectos desarrollados por centros docentes ubicados en entornos rurales.

 

El crédito inicialmente destinado a la financiación de dichos proyectos fue de 200.000 euros, si bien la alta participación de los centros, así como la calidad de los proyectos presentados y el interés mostrado por los profesores solicitantes, han motivado que la Consejería de Educación ampliase el crédito disponible hasta casi el doble de lo inicialmente presupuestado. Cada iniciativa puede recibir una asignación económica de hasta 3.000 euros y en el caso de proyectos conjuntos, donde participan en su desarrollo dos o más centros públicos, el importe se incrementa en 1.000 euros adicionales por cada uno de los centros colaboradores.

 

A la vista de los resultados obtenidos y de la positiva respuesta de los profesores y alumnos que concurren a esta iniciativa, además del notable aumento de centros participantes y empresas colaboradoras, cabe concluir que las convocatorias para la selección de proyectos del Programa Aula-Empresa constituyen un éxito de la Consejería de Educación que contribuye al objetivo de promover una colaboración más estrecha y eficaz entre los centros docentes de Formación Profesional y las empresas de la Comunidad, contribuyendo no solo a reducir los índices de fracaso y abandono escolar, sino a consolidar la Formación Profesional como una fuente de oportunidades para el alumnado a través de un itinerario de éxito.