Cifuentes aprobó su máster con la firma falsificada de una catedrática de la Universidad de Salamanca

La Universidad Rey Juan Carlos convalidó tres asignaturas a Cifuentes con certificados falsos: las firmas de los profesores que lo acreditan fueron imitadas.

angela figueruelo burrieza usalLa presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, aprobó tres de las asignaturas de su polémico máster con firmas falsificadas en las correspondientes actas de varios docentes que no tenían relación directa con los estudios. Es el caso de Ángela Figueruelo Burrieza, catedrática de Derecho Constitucional por la Universidad de Salamanca, que ya ha advertido que la firma que aparece en las actas de las asignaturas no es la suya y que no se le comunicó que se iba a usar.

 

Así lo ha publicado 'eldiario.es' en una información publicada esta mañana. Este medio explica que la presidenta de Madrid aprobó tres asignaturas por convalidación de otras titulaciones, una cuarta parte de las materias del polémico máster. Para ello, una comisión de la Universidad Rey Juan Carlos se reunió y emitió certificados para acreditar esa convalidación y que Cifuentes tenía aprobadas esas materias. Sin embargo, los certificados están hechos con firmas falisificadas. Las tres actas con membrete y sello oficial que validaron las asignaturas son falsas: un informe pericial corrobora que cinco de las seis firmas fueron falsificadas.

 

Entre las firmas falsificadas está la de Ángela Figueruelo Burrieza, una eminente jurista de la  Universidad de Salamanca. Doctora en Derecho por la Universidad de Salamanca, con premio extraordinario de doctorado, de 1988 a 2011 fue Profesora Titular en el Departamento de Derecho Público de la Universidad de Salamanca, recibiendo posteriormente la acreditación y el nombramiento como Catedrática de Derecho Constitucional.

 

Las rúbricas que figuran en estos documentos encima de su nombre no son suyas. "Esa no es mi firma ni mi letra", ha explicado a 'eldiario.es'. También dice desconocer qué es la Comisión de Garantía de Calidad a la que hace referencia el documento e incide en que en ningún momento le avisaron desde el Instituto de Derecho Público de que iban a utilizar su firma. "No sospechaba ni por lo más remoto que en nombre de otra persona se firmaban documentos sin hacérselos llegar a la afectada", apunta en relación a esta actuación.

 

De las seis firmas que aparecen al pie de estas actas, dos profesores niegan a eldiario.es haber firmado jamás. A otra no le suena la firma. Y un informe grafológico confirma que cinco de las seis firmas son completamente falsas.