Cientos de tractores abordan el centro de Valladolid por un precio justo para los productores

Tractorada del 11 de marzo en Valladolid. TRIBUNA
Ver album

Una manifestación por las calles de la ciudad que ha arrasado con la “participación masiva” que se esperaba y ha hecho valer la situación de crispación de los trabajadores.

La situación económica en el campo es insostenible. El control de la distribución ha llevado a los agricultores a una situación límite. Y así lo han hecho saber todas las personas que se han congregado en la tractorada de la plaza de Colón de Valladolid. Esta mañana, en torno a las 11:00 horas, filas y filas de tractores se concentraban en las pistas de baloncesto de al lado del Campo Grande y en el paseo de Filipinos. Según la Delegación del Gobierno, se juntaron hasta 750 tractores y alrededor de 1.000 manifestantes.

 

Gregorio Serrano, dedicado a la remolacha, la colza, el trigo y la cebada, acusa a las distribuidoras como los principales culpables de una situación pésima para los agricultores. “Estamos trabajando por debajo del coste”, señala Gregorio.  El de Cervillero de la Cruz pone el ejemplo de la patata, un alimento que venden a cinco céntimos y, posteriormente, se vende en el mercado a un precio de entre 80 y 1,20 €, desorbitado para la producción.

 

Otro agricultor presente en la manifestación, el vallisoletano José María García, reclama unos precios justos y una resolución, aunque admite que es un tema complicado, en unos tiempos difíciles para todos en el trabajo. José María se encuentra en el proceso de jubilación, y afirma rotundo que “nos pagan lo mismo que hace 40 años”. “Nos tienen que mirar. Si no fuese por la PAC, dedicarse a esto sería imposible”, declara.

 

Rocío Pastor y Alberto de Íscar han acudido a la manifestación desde Serrada. Rocío es viticultora, y ambos vienen por el abandono que se está produciendo hacia el campo. “Estamos cobrando lo mismo que se cobraba hace 30 o 40 años, y a día de hoy es insostenible”, nos cuenta Alberto. “Después que si la España vaciada o que la gente se va de los pueblos…”, contesta respecto a la situación “límite” que ha motivado la congregación.

 

Dos agricultores de la provincia de Valladolid, Rubén y Antonio, califican a la planificación como un “auténtico desastre”, y expresan su descontento argumentando que el verdadero problema reside en los que gobiernan. “El que menos arriesga se lleva el dinero. Nosotros somos los que invertimos, que el tractor, por poner un ejemplo, no se paga solo. Nos están jodiendo las multinacionales y, por ellas, el sector primario no es prioritario”. “!Ya es hora de que nos hagan caso!”.

 

Ana Isabel, de Cogeces del Monte, y dedicada al sector agrario junto a su marido, participa en la manifestación por los pagos situados por debajo de los costes de producción, que suponen unos beneficios casi inexistentes.

 

Una jornada de protesta contra la injusticia de los precios en el campo. Un sentimiento que ha unido a miles de agricultores y trabajadores del sector primario para remar en la misma dirección. Una tractorada que, quién sabe, pudiese ser la base de un cambio que mejore la situación actual de los productores.