Cerco de la DGT a los móviles: las dos cámaras de Salamanca que no han puesto nunca una multa

Cámaras de vigilancia de cinturón y móviles. Foto: EP

Las dos cámaras de control de cinturones de la DGT en la provincia, que ahora se usan para vigilar el uso de móviles al volante, no han remitido ni una sanción desde que se instalaron.

La DGT ha puesto en el punto de mira los móviles. No solo quiere aumentar la sanción de puntos y la multa a los que sean sorprendidos utilizando este dispositivo al volante, sino que va a reforzar la vigilancia de este comportamiento que está detrás de muchos de los accidentes. Sin embargo, en el caso de Salamanca tienen un problema: que de las cámaras que quiere usar para vigilar si usamos el móvil, ninguna funciona.

 

Hace unos días, el director general de Tráfico, Pere Navarro, confirmaba en la comisión de seguridad vial del Congreso que la DGT está usando cámaras de alta definición para controlar el uso del móvil, las mismas que se usaban para controlar el uso del cinturón. "Tenemos 216 cámaras de alta definición, que las colocamos para el control del cinturón de seguridad, y ahora las estamos utilizando porque nos permiten, con fotografías de alta definición, ver si se utiliza o no el teléfono móvil, si se está wasapeando", ha dicho Navarro.

 

En el caso de Salamanca, solo hay dos cámaras de este tipo, en la A-62 a la altura de Villares de la Reina y en la N-620 en el polígono, sin embargo, su utilidad es dudosa a día de hoy: ninguna de las dos funciona, como confirman en la dirección provincial. Desde tráfico aseguran que nunca ha llegado ninguna multa emitida por estas dos cámaras, ni de cinturón ni de móvil, pese a que hace meses que hacen también esa función. Así que lo primero que tendría que hacer Tráfico en este caso es revisarlas o volverlas a activar para que sigan haciendo la función para la que fueron concebidas, vigilar el uso del cinturón, y la nueva que se les ha asignado, el control de los móviles.

 

La DGT le ha declarado la guerra al móvil, hasta el punto de que quiere endurecer las sanciones por su uso. A día de hoy la multa es de 200 euros y tres puntos. Es la misma que rige desde que en 2006 se estrenó el carné por puntos, pero las cosas han cambiado mucho desde entonces. Velocidad y alcohol siguen estando ahí como causa de accidentes, pero emergen las distracciones y, por encima de todas, la principal es el uso del móvil. En Salamanca están detrás de hasta el 60% de los accidentes mortales y en 2016 el móvil ya fue la principal causa de accidentes en la provincia.

Noticias relacionadas