Cerco al récord de España y una medalla en Berlín, próximos objetivos de Álvaro de Arriba

El atleta español Álvaro de Arriba

Tras el oro en los Juegos del Mediterráneo, De Arriba recupera la 'carrera' que tiene con Saúl Ordóñez por acercarse a Kevin López como el más rápido del 800, mirando siempre al Europeo.

Álvaro de Arriba mira ya al gran objetivo de la temporada, el Europeo de Berlín, con la confianza de su buen rendimiento y el 'plus' de la medalla de oro en los Juegos del Mediterráneo. El salmantino se mostraba "muy contento con una medalla en casa con una grada increíble apoyando esa última recta de infarto", pero acto seguido dejaba las cosas muy claras sobre el objetivo que tenía y que le obligó a renunciar a una gran carrera en el mitin de París: "He sacado lo que quería de aquí, una medalla de oro, y ahora muy motivado de cara a ese Europeo".

 

Para De Arriba, el objetivo era cumplir con esa medalla, una de las dos de oro que ha sacado el atletismo español en esta cita, a pesar de que, mientras tanto, su gran rival en España seguía restando décimas al crono. Saúl Ordóñez aprovechó una gran carrera en París para dar otro 'mordisco' a su marca personal y dejarla en 1.44:36 (tenía 1.44:44 de la excelente carrera de Huelva en la que De Arriba hizo 1.44:99), líder europeo del año. Y eso es lo que pretende ahora De Arriba: entrar en la lucha por una gran marca que le acerque más todavía al récord de Kevin López, al que salmanino y berciano están poniendo cerco.

 

"Ahora intentaremos alguna carrera, no sabemos dónde, para intentar una buena marca, intentar estar cerca del récord de Kevin López, para luego estar en el Campeonato de España y el gran objetivo del Europeo", asegura el atleta, que espera "llegar como estamos ahora o mejor y poder luchra por una medalla en Berlín".

 

Eso supone, de entrada, intentar dar otro salto y tras bajar del 1.45 en Huelva, irse a por un 1.44: acercarse al récord del sevillano Kevin López, que lleva en 1.43:74 desde 2012, así lo exige. Desde entonces los únicos que se han acercado lo suficiente han sido De Arriba y Ordóñez: el premio será para el que más pronto ponga cerco a uno de los récords más caros (y más en riesgo) del momento.