Cerca de 20.000 cerdos ibĂŠricos cruzados desaparecerĂĄn en la provincia con la nueva Norma

Con este reglamento, tan solo 800 cochinos tendrĂ­an cabida en Salamanca en la categorĂ­a de ibĂŠrico puro de bellota o montanera

El borrador de la nueva Norma de calidad del Ibérico que propone el Ministerio con el consenso de las comunidades autónomas afectadas no ha caído muy bien en la provincia de Salamanca, ya que los profesionales ven más perjuicio que beneficio, especialmente en dos aspectos como son el aumento de peso de los cochinos para matadero y la clasificación de “ibérico puro de bellota” o de “montanera”, ya que excluye al “ibérico cruzado” existente en la actualidad.

Así se desprende del borrador que hará público el ministro de Agricultura y Ganadería, Miguel Arias Cañete y que recoge que la categoría de “ibérico puro de bellota” o “montanera” se refiere solo a los animales sacrificados con una alimentación de bellota, sin pienso, con “un 100% de pureza racial genética, procedente de hembras y machos de raza ibérica inscritos en el Libro Genealógico”, según destaca el borrador.

De esto se desprende que los ibĂŠricos cruzados que hasta ahora se criaban en la Comunidad y en la provincia van a desaparecer, hecho que perjudica de manera muy grave a Salamanca ya que el censo de estos cochinos en el aĂąo 2011, segĂşn datos del Ministerio era de 20.624, copando casi el 100% de la Comunidad que llega a los 20.753.

En lo que va de aĂąo 2012, son casi 16.000 los cochinos censados con esta categorĂ­a, lo que hace que a finales de aĂąos se pueda mover en niveles parecidos a los actuales aunque sean un poco inferiores.

Todos estos animales tendrĂĄn que desaparecer del mapa y los ganaderos de la provincia los liquidarĂĄn poco a poco ya que el plazo de incorporaciĂłn de la nueva norma puede ser largo, porque su aprobaciĂłn serĂĄ el aĂąo que viene y su puesta en marcha se demorarĂĄ hasta 2014 como mĂ­nimo.

Por su parte, en el año 2011 en Salamanca, tan solo eran 776 los cerdos que corresponden a la categoría de “ibérico puro de bellota” o “montanera”, agrupando caso el total de la Comunidad que era de más de 800, perjudicando a los intereses de los profesionales salmantinos.

Pero no todo queda ahí porque además, se verán perjudicadas otras categorías ya que existe la obligatoriedad de que todos los animales del “ibérico de cebo intensivo” y de “ibérico extensivo” deben estar inscritos en el libro genealógico, algo que no ocurre en la mayoría de los animales sacrificados en Salamanca y que va a tener que ser así a raíz de la aplicación de este norma en caso de que se aplique tal cual como todo hace indicar.

Otro de los puntos discordantes y que genera polémica entre los ganaderos de la provincia es el peso de los animales al ser sacrificados en el matadero para cumplir con la Norma ya que ahora aumenta. “Si antes no se cumplía este peso que era menos que en la norma que se quiere imponer, luego va a ser casi imposible que se haga y solo salimos perjudicados los que sí cumplíamos la Norma”, destaca un ganadero salmantino que reconoce un fraude que es un secreto a voces en el sector desde la entrada en vigor de la Norma en 2007.

Además, y según ganaderos consultados por TRIBUNA, las certificadoras conocen este fraude y hacen “la vista gorda” calificando animales con la Norma del Ibérico fuera de la misma. Quizá es éste uno de los puntos que deben tratarse en el actual reglamento, que no tipifica las sanciones que se impondrán a los que no cumplan las normas por lo que el ministerio también tiene que intensificar los controles.

Lo que sĂ­ respeta la Norma es el tema de la extensificaciĂłn, nĂşmero de animales por hectĂĄrea o la no necesidad de que estos estĂŠn dos meses en el campo.

Extensivo de bellota
Una de las valoraciones ha llegado de la mano del presidente provincial de Asaja, Luis Ángel Cabezas, quien ha destacado que lo fundamental es que se “cumpla y que se vigile la trazabilidad aunque está claro que perjudica a los intereses de los ganaderos salmantinos”. Uno de los puntos en los que reparó fue en el extensivo de bellota, en el que “sí se hace mención a la bellota en uno de los puntos, hecho que puede confundir al consumidor a la hora del etiquetado y de que pueda haber algo ilegal”, dijo.

Precisamente, lo que no quiere la Norma es que el consumidor se vea perjudicado y que el producto no lleva a engaño en el etiquetado del mismo con una correcta supervisión y gestión del mismo, o lo que vulgarmente se conoce como “dar gato por liebre” como ha ocurrido hasta ahora.

Para Aurelio Pérez, secretario provincial y regional de COAG, esta Norma no beneficia a los intereses de Castilla y León ni de Salamanca “por la categoría de ibérico puro que no se hace en esta zona y sí, por ejemplo, en Andalucía”. Pérez cree que simplifica mucho las cosas y que no satisface a los intereses de “esta comunidad en las categorías señaladas”, apunta.

Por su parte, Ramón L. Gómez, técnico calificador de la asociación porcina Aeceriber, valora este reglamento como “regular porque hay aspectos que sí benefician a los ganaderos de castilla y león y otros no”. Para Gómez, “no se podrán matar animales pequeños al tiempo que la opción inicial del 75% de pureza “desaparece o los dos meses en el campo o la extensificación de dos cerdos por hectárea. Tiene cosas buenas y malas, creo que hay mucho lío con las categorías”, señala.

Extremadura y AndalucĂ­a, tambiĂŠn saldrĂĄn perjudicadas ya que con el cambio de categorĂ­a, perderĂĄn 75.000 y 140.000 cochinos que son de ibĂŠrico cruzado, aunque en su caso el nĂşmero de ibĂŠricos puros es mayor con 35.000 y 78.000 respectivamente, segĂşn datos del Ministerio de Agricultura correspondientes al aĂąo 2011.

Alegaciones
No en vano, hay un plazo de alegaciones que van a realizar diferentes asociaciones dedicadas a este sector para intentar modificar algunos de los planteamientos de del reglamento actual, por lo que la aplicaciĂłn de la Norma podrĂ­a retrasarse en el tiempo. Todo indica que se aprobarĂĄ en 2013 pero habrĂĄ un tiempo de adaptaciĂłn que puede alargarse hasta un aĂąo despuĂŠs.