Celiaquía y diez claves para poder convivir con ella
Cyl dots mini

Celiaquía y diez claves para poder convivir con ella

Un 1% de la población convive con la celiaquía según la Federación de Asociaciones de Celiacos de España (FACE). Sin embargo, dentro de ese porcentaje se estima que un 85 por ciento no está diagnosticado.

 

Esto se debe a que, a veces, esta patología no muestra síntomas o estos son atípicos, lo que dificulta su detección.

 

"Al contrario de lo que se cree, la celiaquía no es una intolerancia al gluten, sino una enfermedad autoinmune que provoca que todo el organismo reaccione a esta proteína y a otras relacionadas y genere anticuerpos. De este modo, las defensas actúan contra estas proteínas, presentes en el trigo, el centeno, la cebada y la avena y esto altera sobre todo el intestino, que es su vía de entrada, pero también puede afectar a otros órganos", explica el doctor Julio Maset, experto médico de Cinfa.

 

Lo más frecuente es que se den síntomas intestinales como diarrea, hinchazón y dolor abdominal, pérdida de peso o malnutrición crónica, ya que el intestino delgado es incapaz de absorber correctamente los alimentos.

 

Se puede dar otra sintomatologíque afecta a más partes del cuerpo o a todo el organismo, como alteraciones de la piel, úlceras bucales recurrentes, fatiga, apatía, irritabilidad o problemas óseos.

 

EVITAR PAN, PASTAS, GALLETAS

 

El único tratamiento posible para la enfermedad celiaca es seguir una dieta estricta sin gluten durante toda la vida.  En concreto, algunos alimentos que contienen gluten son el pan, la pasta alimenticia o los bollos, galletas y otros productos de repostería

 

Otro aspecto a tener muy en cuenta en el día a día con celiaquía es la higiene a la hora de cocinar los alimentos, con el fin de evitar la contaminación cruzada.  Se produce si, al preparar un alimento para una persona celiaca, utilizamos un cuchillo con el que previamente hayamos cortado pan, una sartén en la que hayamos cocinado pasta o una tabla de cortar en la que se haya manipulado algún producto con gluten.

 

Por último, es importante acudir al médico si se sospecha de enfermedad celiaca o si aparecen síntomas y algún familiar también está afectado. 

 

DIEZ CONSEJOS PARA CONVIVIR CON LA CELIAQUÍA



1. Evita el autodiagnóstico. No inicies una dieta libre de gluten antes de que los exámenes médicos y los tests que se practican hayan confirmado la enfermedad, porque esto podría enmascarar o retrasar el diagnóstico. La única medida preventiva que se recomienda es no incorporar alimentos con trigo en la dieta de los bebés hasta los seis meses de edad.

 

2. Sigue una dieta sin gluten, pero rica y variada. Basa tu dieta en alimentos naturales y frescos que no contengan esta proteína, como carnes, pescados, huevos, leche y derivados, frutas, verduras y hortalizas, legumbres y cereales como el maíz o el arroz.

 

3. Sé precavido con los alimentos elaborados. Como norma general, debes eliminar de tu dieta los productos a granel, los elaborados artesanalmente, los que no estén etiquetados y no incluyan el listado de ingredientes, así como los alimentos envasados, porque en ellos es más difícil garantizar la ausencia de gluten o la contaminación cruzada.
 

 

4. Lee las etiquetas de los productos manufacturados. Aproximadamente, el 70 por ciento de ellos contiene gluten. Por eso, lee siempre la etiqueta del producto, ya que los cereales, la harina, los almidones modificados  (E-1404, E-1410, E-1412, E-1413, E-1414, E-1420, E-1422, E1440, E-1442, E-1450), los amiláceos, la fécula, la fibra, los espesantes, la sémola, las proteínas, las proteínas vegetales, el hidrolizado de proteína, la malta, el extracto de malta, la levadura, el extracto de levadura, las especias y los aromas pueden contenerlo.

 

5. Mantén una higiene adecuada al cocinar.

 

6. Prepara las comidas libres de gluten en primer lugar.  Evita freír alimentos sin gluten en aceites donde previamente se hayan frito productos que sí lo contienen.

 

7. Consulta los ingredientes y la manipulación de alimentos al comer fuera. 

 

8. Viajar sí, pero sin riesgos. Cuando viajes, llama con antelación al establecimiento donde te alojarás para explicar tu condición de celíaco.  Y no está de más llevar siempre algún producto sin gluten por si no encuentras restaurantes con opciones para celíacos.

 

9. Presta atención a los excipientes de los medicamentos. Algunos fármacos pueden contener gluten, harinas, almidones u otros derivados en sus excipientes.   No obstante, podrás saberlo siempre si consultas el prospecto, etiquetado o ficha técnica, ya que legalmente debe advertirse.

 

10. Déjate asesorar por nutricionistas y asociaciones de pacientes. Un buen nutricionista puede ayudarte diseñar una dieta equilibrada y variada que se adapte a tu estilo de vida.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: