CCOO señala que el aumento de contrataciones no esconde la misma situación de precariedad laboral

Los contratos realizados a lo largo del mes de julio se han incrementado, llegando a alcanzar los 13.053, 869 más que en el pasado mes de junio. Pero, de los que únicamente el 6% tienen la característica de indefinidos. 

El aumento en el número de contrataciones, sin embargo, no esconde la idéntica situación de precariedad laboral que mes a mes se repite, ya que únicamente el 9,18 % de los contratos que llevan a cabo las empresas terminan a final de mes como altas en las cotizaciones. Por otro lado, nos encontramos con el abrumador porcentaje de que el 94% de contratos realizados son temporales, frente a los 811 contratos indefinidos que se han creado a lo largo del mes de julio. 

 

En relación a los datos de Empleo de Castilla y León, se ha producido un descenso de 290 personas menos desempleadas, lo que contrasta con las 1476 personas que abandonaron la lista de desempleo el pasado mes de junio. Aún así, Salamanca sigue contando con 22.045 personas desempleadas, 8.521 hombres y 13.524 mujeres.

 

Comisiones Obreras, aboga por la "necesidad de instaurar una Renta Mínima de Ingresos para todas aquellas personas que viven en la pobreza y fuera del mercado laboral". Ya que en lo referido a las prestaciones, de las 22.045 personas desempleadas en la provincia, el 55% no cobra ningún tipo de ingreso y, de las que sí que cobran, el 45% restante, más del 40% perciben prestación por desempleo, frente a un 59.26%, que permanecen subsidiadas, siendo la cantidad media perdibida de 756.1€ y manteniendo el crecimiento "en pobreza y exclusión social". 

 

Así, CCOO, pide " afrontar una reforma profunda del Estauto de los Trabajadores para erradicar esta forma tan abusiva y perversa de integrar a los trabajadores y trabajadoras en el mundo del trabajo", y apoya la creación del Plan Director por un Trabajo Digno, que trabajará por acabar con los continuos y crecientes fraudes de la Seguridad Social. 

 

Asimismo, aplaude la sentencia del Tribunal Constitucional, por la cual únicamente se tendrán en cuenta los ingresos de las personas, de forma individual, para tener acceso a una ayuda o subsidio, eliminando la antigua norma del Partido Popular, por la que se prevalecían los ingresos totales de la unidad familiar para mayores de 55 años y aboga por conseguir que los salarios "suban al menos un 3% y que se actualicen las tablas salariales al nuevo Salario Mínimo Interprofesional".