Cazado el camión camuflado de la DGT en Salamanca: cómo identificarlo, cómo vigila y qué multas pone
Cyl dots mini

Cazado el camión camuflado de la DGT en Salamanca: cómo identificarlo, cómo vigila y qué multas pone

El último recurso de la DGT para vigilar móvil, cinturón o adelantamientos se deja ver por Salamanca.

El camión camuflado de la DGT, el último recurso de Tráfico contra el uso del móvil, ha sido visto en las carreteras de Salamanca. La web SocialDrive ha publicado dos fotos del vehículo, cuya existencia conocimos hace más de dos años, pero que ha empezado a ser usado para el fin previsto en los últimos meses. Pero, ¿cómo identificarlo? ¿Cómo actúa? ¿Pone multas?

 

El camión en cuestión es un Iveco de color blanco con caja sin rotular, imposible de distinguir de un vehículo de transporte cualquiera. Es uno de los tres vehículos de este tipo con que cuenta Tráfico. Ha circulado ya por varias provincias y hace unas semanas pasó de Galicia a León. 

 

 

 

El camión camuflado de la DGT circula siempre acompañado de un vehículo patrulla de la Guardia Civil de Tráfico. Desde su interior dos agentes uniformados se encargan de dar parte a esta patrulla. Aprovechan la visión que da la altura de la cabina para vigilar infracciones frecuentes al volante como el uso del móvil o no llevar cinturón de seguridad, pero también controlar adelantamientos indebidos o conducción temeraria. Y aunque al principio Tráfico negó que estuviera multando, sí lo hace: en noviembre se confirmaron las primeras multas.

 

La presencia del camión de la DGT en las carreteras de Salamanca no es extraña. La provincia ha sufrido un 2020 dramático en la carretera con una cifra elevada de víctimas, y tras el verano el subsector de Tráfico puso en marcha un despliegue especial para frenar la siniestralidad. Se reforzaron controles de velocidad en las vías secundarias, con dispositivos masivos de velocidad, utilización de los radares Velolaser (aquí es donde se suelen poner), y vehículos camuflados (las famosas furgonetas de la DGT) y uniformados. Los controles de velocidad en las vías de mayor siniestralidad se hicieron a su vez en cascada (varios cinemómetros en las misma vía durante el mismo horario). Además, el helicóptero de la DGT incrementó un 60% sus viajes por la provincia.