Cataluña... ¿la cabra que baila al ritmo de Puigdemont?