Castilla y León registra tres muertes por ahogamiento en el mes de abril

Río Tormes  (Foto: I. C.)

Las provincias de León, Salamanca y Zamora han registrado durante el mes de abril las tres primeras muertes por ahogamiento en espacios acuáticos de la Comunidad en lo que va de año 2018.

La cifra sitúa a la Comunidad a la cabeza por número de fallecidos de los territorios interiores españoles en este mes, según el balance del Informe Nacional de Ahogamientos (INA) que elabora la Real Federación Española de Salvamento y Socorrismo (RFESS).

 

En el conjunto de España, los fallecidos por ahogamiento en espacios acuáticos se elevan en los cuatro primeros meses de 2018 a 69 víctimas, 43 menos que en el mismo periodo del año anterior, lo que indica un descenso del 38,4%.

 

En Castilla y León, la cifra de tres ahogamientos en lo que va de año es la misma que se dio en el 2017 aunque supone seis víctimas menos que en el 2016. Eso sí, se sitúa actualmente como el primer territorio interior de España en número de fallecidos por esta causa.

 

Por Comunidades Autónomas, la Comunidad con mayor número de fallecidos en este periodo es Canarias con 18 fallecidos, lo que supone el 26,1 por ciento del total. Tras ella se sitúan Andalucía y Galicia, con nueve muertes y el 13 por ciento, y País Vasco, con ocho óbitos y el 11,6 por ciento, todas ellas por encima de los diez puntos del global.

 

Asturias ha registrado seis muertes y el 8,7 por ciento, Cataluña (5 y el 7,2%), Castilla y León (3 y el 4,3%), con dos y 2,9 por ciento están Aragón, Cantabria, y Comunidad de Valencia, con uno y el 1,4 por ciento Castilla-La Mancha, Comunidad de Madrid, Extremadura, Baleares y Navarra, mientras que en Murcia, La Rioja, Ceuta y Melilla no se ha registrado ningún suceso mortal.

 

León, Salamanca y Zamora han contabilizado un ahogado en cada provincia, mientras que en el resto de la Comunidad no se han producido incidentes con muerte en espacios acuáticos.

 

El perfil de la víctima mortal por ahogamiento en la Comunidad, en los tres primeros meses del año han sido dos varones y una mujer, todos ellos de nacionalidad española y ocurridos en ríos. Dos de ellos, además, eran mayores de 75 años.

 

En la totalidad de los casos, los espacios acuáticos castellanoleoneses no tenían servicio de atención, vigilancia y socorrismo activo en el momento de los sucesos.