Castilla y León prohíbe de facto fumar en la calle y terrazas: solo permitido si hay dos metros de distancia
Cyl dots mini

Castilla y León prohíbe de facto fumar en la calle y terrazas: solo permitido si hay dos metros de distancia

Varias autonomías se plantean imitar a Galicia y prohibir el tabaco en la calle y en terrazas: Castilla y León pide respetar los 2 metros, lo que es una prohibición tácita. Los hosteleros asumen que la nueva restricción está ahí.

Siete autonomías, Andalucía, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Madrid, Valencia, Asturias y Cantabria, podrían ser las próximas en prohibir fumar en la calle, y por ende en las terrazas, como ha hecho Galicia desde este jueves. Madrid ya ha admitido que lo está estudiando y el resto lo tienen sobre la mesa, lo que supone que en breve toda Castilla y León esté bajo esta misma medida.

 

La Junta es una de las comunidades que se lo plantea tras la aceptación que ha tenido la medida en Galicia, anunciada este miércoles y puesta en marcha por la Xunta de manera inmediata: hoy ya está vigente. De hecho, en Castilla y León la norma ya funciona de facto. El vicepresidente, Francisco Igea, le ha dado la vuelta a la ecuación y ha explicado cuándo se puede fumar al aire libre: siempre que se mantengan una distancia de dos metros con viandantes o clientes, como en una terraza. Así que el permiso es, en realidad, una prohibición de facto.

 

En su comparecencia, de hecho, Igea ha recordado que "en Castilla y León ya está prohibido fumar en las terrazas" desde el momento en el que se aprobó la normativa que obliga al uso de las mascarillas en las terrazas con la única excepción de consumir, para comer y beber.

 

En cuanto a la 'nueva' medida, muchos hosteleros lo tienen asumido. Para ellos será la responsabilidad de hacer cumplir en locales y terrazas de bares y restaurantes la prohibición de fumar en la calle si no es con distancia de dos meros.

 

Para bares y restaurantes, pero especialmente para usuarios, es una restricción más, pero hace tiempo que la sociedad arrincona al tabaco, y el Covid puede acabar empujándolo fuera de todo espacio público. La evidencia de que fumar ayuda a la transmisión del virus es indiscutible y está respaldada técnicamente. Hace semanas que médicos y asociaciones de usuarios piden que esté prohibido fumar en las terrazas tras el estado de alarma por los riesgos de contagio.