Castilla y León extrema la obligación de mascarillas en ciudades y pide a los ayuntamientos que multen

Francisco Igea, vicepresidente de la Junta de Castilla y León.

La Junta modifica el acuerdo de nueva normalidad para reforzar la distancia social de 1,5 metros y el uso de mascarilla salvo en espacios al aire libre. Se ha planteado que la mascarilla sea obligatoria siempre y en todo lugar.

El consejo de Gobierno ha modificado el acuerdo de la nueva normalidad reforzando la distancia de seguridad de 1,5 metros y el uso continuado de mascarillas, salvo en espacios de la naturaleza o al aire libre "no urbanos". El vicepresidente Igea instará a las autoridades a proceder "de manera rigurosa" a sancionar a quienes "de manera insolidaria creen que las normas no van con ellos".

 

El vicepresidente Francisco Igea ha recordado la existencia de muchos brotes en España "relacionados con cosas que son fáciles de evitar" como las reuniones familiares en lugares cerrados y el ocio. "Es muy importante mantener la tensión y mantener las medidas de higiene y distancia social. Hemos trabajado mucho para que nuestra incidencia acumulada sea de las más bajas de España. Hemos trabajado mucho para que nuestros hosteleros y el turismo tenga un buen grado de ocupación", ha dicho Igea.

 

Igea ha aclarado que se ha planteado obligar a usar las mascarillas en todo momento y lugar, pero que por ahora la recomendación es el uso continuado de mascarilla si no hay 1,5 metros de distancia, especialmente en espacios urbanos y sitios cerrados, y que lo que se va a hacer es pedir a los ayuntamientos que extremen las multas.

 

La consejera de Sanidad ha reconocido que tiene "miedo" al verano y ha pedido seguir usando las medidas de distancia, el uso de mascarillas y la higiene ante el coronavirus