Castilla y León endurece sus medidas para Semana Santa: limita a cuatro personas las reuniones
Cyl dots mini

Castilla y León endurece sus medidas para Semana Santa: limita a cuatro personas las reuniones

Una terraza de Salamanca, hace unos días. Foto: A. Santana

Se limita la permanencia de grupos en espacios públicos, ya sean estos abiertos o cerrados, a un máximo de cuatro personas y se fijan recomendaciones para eventos de Semana Santa.

A menos de dos días de la entrada en vigor de las medidas para frenar el Covid durante la Semana Santa, la Junta de Castilla y León ha decidido hacer efectivo el endurecimiento de restricciones ante el temor a un repunte de casos y como parte del acuerdo alcanzado a nivel nacional. La Junta ha aprobado limitar a cuatro las reuniones de personas en toda  circunstancia y prohibir las de no convivientes en casas, además de lanzar recomendaciones para posibles eventos vinculados a celebraciones de Semana Santa.

 

El objetivo es reducir la posibilidad de contagios en los ámbitos sociales en los que, epidemiológicamente, se siguen registrando el mayor número de brotes de la enfermedad y ante la concentración de días festivos, con vacaciones escolares, universitarias y laborales que propician la movilidad y el contacto social, los dos grandes 'amigos' de los contagios. Ante la posibilidad de que el período vacacional derive en relajación de medidas, Sanidad ha decidido endurecerlas.

 

Para ello, se ha aprovechado que había que trasladar a la normativa autonómica las actuaciones aprobadas por el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud para el conjunto del territorio español para la Semana Santa (vigente ya en San José donde fue festivo), y se ha hecho aprobando dos órdenes que se publican este miércoles, en puertas de las fechas previstas de aplicación, que van del 26 de marzo al 9 de abril.

 

Reuniones: máximo cuatro

La primera de estas normas es el Acuerdo 9/2021 de la Presidencia de la Junta, en su condición de autoridad delegada del Gobierno de la Nación, por el que se limita la permanencia de grupos en espacios públicos, ya sean estos abiertos o cerrados, a un máximo de cuatro personas, salvo que se trate de convivientes; en espacios privados, las reuniones se limitarán únicamente a convivientes. Hasta ahora, las reuniones se limitaban a un máximo de cuatro personas en espacios públicos cerrados y seis en abiertos, salvo que se trate de convivientes. Cambia un pequeño matiz.

 

La limitación no afectará a la confluencia de personas en dependencias, instalaciones y establecimientos abiertos al público que cuenten con un régimen preventivo y de control autorizado por la autoridad sanitaria y tampoco a las actividades laborales e institucionales ni a aquellas otras en las que se establezcan medidas específicas en la normativa aplicable. En el ámbito hostelero, por ejemplo, no afecta al acuerdo que permite la permanencia de seis personas máximo por mesa en  terraza.

 

Eventos de Semana Santa

El segundo cuardo establece una serie de obligaciones y de recomendaciones en relación con las celebraciones y actividades propias de la Semana Santa. Sobre la base de que no se celebrarán eventos masivos de cualquier índole que impliquen aglomeración o concentración de personas, se permite la celebración de actos religiosos de Semana Santa siempre que cuenten con la autorización:

    • Solo podrá hacerse en recintos acotados, en los que las imágenes permanezcan estáticas y estableciendo por diferentes lugares la entrada y salida del público.
    • No se podrá superar el tercio del aforo, debiendo garantizarse, en todo caso, la distancia mínima interpersonal de, al menos, 1,5 metros y el uso obligatorio de mascarilla.
    • No se podrá consumir alimentos ni bebidas, así como cualquier otra actividad que ocasione no usar la mascarilla por parte del público durante estos eventos, así como en su acceso o salida.

 

En todo tipo de celebraciones, tanto religiosas como civiles, no se permitirán las muestras físicas de devoción o tradición (besos, contacto sobre imágenes o esculturas, etc.) sustituyéndolas por otras que no conlleven riesgo sanitario. La celebración de eventos religiosos no será óbice para el cumplimiento de la regulación relativa a la limitación de la libertad de circulación de las personas en horario nocturno, es decir, se mantiene el toque de queda a las 22.00 horas; y se recomienda ofrecer como alternativa servicios telemáticos o por televisión.

 

Fechas, cierre perimetral, toque de queda

Ambas normas entrarán en vigor en la Comunidad de Castilla y León a partir de las 00.00 horas del 26 de marzo y extenderán su efectividad hasta el 9 de abril inclusive. Además de este régimen preventivo temporal y excepcional, continúa el actual cierre perimetral del territorio autonómico castellano y leonés y el toque de queda para la limitación de la movilidad nocturna, entre las diez de la noche y las seis de la mañana.

Noticias relacionadas