Castilla y León empezará a comprobar la calidad del aire de sus aulas la próxima semana
Cyl dots mini

Castilla y León empezará a comprobar la calidad del aire de sus aulas la próxima semana

Colegio de Salamanca con las ventanas abiertas para ventilar. Foto: A. Santana

La Junta recibirá los primeros medidores de Co2 la semana que viene: ha adquirido 17.000, uno por aula. El objetivo es comprobar si con la ventilación natural es suficiente.

Los primeros medidores de CO2 comenzarán a llegar a las aulas de Castilla y León previsiblemente la próxima semana, después de que ésta se hayan firmado los contratos para su adquisición, según ha explicado este miércoles la consejera de Educación, Rocío Lucas. Lucas ha incluido esta medida dentro de las actuaciones que la Consejería está poniendo en marcha para garantizar la seguridad en las aulas, como la realización de test de antígenos para para mejorar el rastreo y ha defendido que para la Junta de Castilla y León las aulas siguen siendo "el mejor entorno" para conciliar la seguridad de los menores y su derecho a la educación.

 

La consejera ha recordado que tras el mandato para la dotación de estos dispositivos el pasado 7 de enero han transcurrido los doce días hábiles estipulados para poder formalizar el contrato, de modo que ya la semana próxima comenzarán los primeros envíos. En este sentido, ha aclarado que los cerca de 17.000 medidores que se adquirirán --uno para cada aula-- "no llegarán de golpe", ya que no hay ahora mismo esa cantidad disponible, pero "sí una primera parte importante" que permita controlar en los certos cuándo es el mommento más conveniente para ventilar.

 

El objetivo de esta medida es comprobar si la ventilación natural que marcan los protocolos de la Junta es suficiente para garantizar aulas seguros ante el Covid; desde comienzos de curso, Educación ha marcado ventilar antes y después de cada clase y al comienzo y final de la jornada, por lo que muchos colegios están con las ventanas abiertas parte del día pese al frío.

 

Rocío Lucas ha insistido en que las aulas "son entornos seguros" y ha subrayado que, a pesar del impacto que la tercera ola derivo en la incidencia en las aulas, el porcentaje de aulas cuarentenadas, por encima del dos por ciento, no afecta "sobremanera" al funcionamiento de los centros.

 

Asimismo, ha recordado que no todas las aulas en cuarentena han tenido necesariamente un positivo, sino que puede deberse a contactos estrechos con profesores o alumnos positivos de otras aulas. Al hilo de esto, ha precisado que la positividad entre los contactos estrechos en las aulas es también bajo en los test de antígenos, poco por encima del dos por ciento. Rocío Lucas ha defendido la validez de los protocolos adoptados al inicio del curso, los cuales se están "continuamente adaptando" con unas bases "permeables".

 

En cuanto a la posibilidad de que los docente sean incluidos en los grupos prioritarios de vacunación frente a la COVID, la consejera ha recordado que no es algo que dependa de las comunidades autónoma de forma individual, pero sí ha reconocido que se ha manifestado esta posibilidad en el Consejo Interterritorial de Salud.