Castilla y León aprueba los primeros presupuestos de la era Mañueco: cifra récord para devolver el pulso a la economía
Cyl dots mini

Castilla y León aprueba los primeros presupuestos de la era Mañueco: cifra récord para devolver el pulso a la economía

Aprobación de los presupuestos de Castilla y León 2021 en Cortes. Foto: EP

Las Cortes aprueban, con los votos de PP, Cs y Por Ávila, la abstención de Vox y el voto en contra de PSOE, Podemos y UPL, un presupuesto de tintes históricos: 1.291 millones sin contar el dinero del fondo Covid europeo.

Las Cortes de Castilla y León, con los votos favorables de PP, Ciudadanos y Por Ávila, la abstención de Vox y el voto en contra de PSOE, Podemos y UPL, el Presupuesto General de la Comunidad para 2021 que asciende a 12.291 millones tras un debate en el que se han incluido ocho de las 1.804 enmiendas defendidas por la oposición y que suman un total de 2.015 millones.

 

El Parlamento regional ha dado este miércoles luz verde al primer presupuesto del Gobierno de Alfonso Fernández Mañueco y que han sido consideradas por él mismo como "las más ambiciosas de la historia" de la Región al ser un 13,19 por ciento elevadas que en 2018. Del total de las enmiendas presentadas por la oposición sólo se han admitido ocho durante en debate en el Pleno, siete del PSOE y una de Por Ávila, todas ellas pactadas con PP y Ciudadanos. Suman dos millones de euros de cuantía sobre los 12.291 milones del total.

 

En las votaciones se ha contado con el rechazado de PSOE, Podemos y UPL en todas las secciones debatidas, incluida en las de las Cortes donde el procurador leonesista, Luis Mariano Santos, ha defendido una enmienda también rechazada y que ha sido denominada por él mismo como "histórica" y que tiene que ver con la Fundación Castilla y León. De este modo ha afeado que la intención del presidente de la Cortes, Luis Fuentes, de eliminar "chiringuitos" se haya quedado en un mero cambio de nombre. La procurador de VOX, Fátima Pinacho, se ha abstenido en todas las votaciones en el que ha sido su primer Pleno tras la renuncia del procurador Jesús García-Conde del Castillo.

 

Las cuentas 2021

Las cuentas autonómicas para 2021 no incorporan los fondos europeos cuyo reparto entre comunidades autónomas, algo que ha defendido el consejero de Hacienda, Carlos Fernández Carriedo, quien ha señalado que "lamentablemente" el tiempo les ha dado la razón ante el reparto de los mismo. El proyecto incopora un total de 9.783 millones de euros que es el dinero efectivo que van a manejar las consejerías del Gobierno autonómico en 2021 para ejecutar sus políticas. Esta cantidad es un 17,3 por ciento superior, en términos homogéneos, a la del último presupuesto aprobado, lo que en números absolutos implica disponer de 1.441 millones de euros adicionales.

 

La prestación de los servicios públicos fundamentales es la "prioridad"del Ejecutivo autonómico. De ahí que Sanidad, Educación y Familia aglutinen casi el 80 por ciento del gasto no financiero de las consejerías. Juntas gestionarán 7.806,2 millones de euros el próximo ejercicio, el 18,16 por ciento más que en 2018 (lo que equivale a 1.200 millones de euros adicionales.

 

El "blindaje" de las políticas sociales se acompasa con el fomento a las de reactivación para acelerar el pulso de la economía, que se traduce en el respaldo de la Junta a los sectores productivos y al empleo. El apoyo al tejido productivo se concreta en casi 123 millones de euros en ayudas directas, más de 32 en apoyos financieros y 15 en suelo industrial, que gestionará la Consejería de Economía y Hacienda con 376,5 millones de presupuesto.

 

Por otro lado, a dinamizar el mercado laboral se destinan 345,46 millones, con un crecimiento del 11,15 por ciento, una cuantía que administrará la Consejería de Empleo e Industria y que le permitirá cumplir los compromisos adquiridos con el Diálogo Social, como el Plan de Choque por el Empleo.

 

El impulso económico debe trazarse ligado al proceso de modernización y digitalización de Castilla y León. Con esta finalidad, las cuentas de la Junta para 2021 reservan 296 millones de euros para ejecutar políticas de ciencia y tecnología, unos créditos que crecen el 24 por ciento y cuyo peso supera el 3 por ciento del gasto no financiero de las consejerías.

 

La atención al medio rural también ocupa un lugar preferente en el proyecto aprobado hoy. Al sector agrario se destinan 1.419,45 millones de euros, incluyendo la PAC, si bien el presupuesto de la Consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural - que se eleva a 524,2 millones- crece más del 10 por ciento descontando los fondos europeos.

 

Las cuentas reflejan también el compromiso con la cooperación con el mundo local donde se destinan 346,29 millones de euros, lo que implica un incremento del 20,17 por ciento respecto a los anteriores presupuestos. La coordinación con las entidades locales es responsabilidad de la Consejería de la Presidencia, la que más ve crecer su presupuesto; concretamente lo hace el 28 por ciento hasta los 141,1 millones. Por su parte, a Cultura y Turismo le corresponden 140,7 millones y Transparencia, Ordenación del Territorio y Acción Exterior contará con 20,2 millones.

 

La política industrial de la Junta se diseña con el reto de contribuir a la vertebración de la Comunidad mediante el aprovechamiento de las potencialidades de cada zona a través de los programas territoriales. En este sentido, se habilitan créditos para continuar con el desarrollo de los planes vigentes -Béjar, Benavente y Ávila-, mediante inversiones infraestructuras y apoyos financieros a las empresas.

 

A las iniciativas anteriores hay que añadir el Plan de Dinamización Económica y Demográfica de la Provincia de Soria -con 40 actuaciones previstas por valor de 19,36 millones de euros- y las actuaciones para la reactivación de las zonas mineras, con 22 proyectos en marcha que suponen 15,2 millones de euros.

 

En cuanto al gasto, se sitúa en primer lugar el de personal para el que se consignan 4.214,1 millones de euros, el 14,5 por ciento más para atender el incremento de las retribuciones de los empleados públicos, conforme a la normativa básica dictada por el Gobierno de España. Este aumento en la nómina no será de aplicación ni al presidente de Castilla y León ni al resto de miembros de su Ejecutivo, que la verán congelada.