Castaño deja la estocada de la Feria para despedir San Fermín

Javier Castaño, en la corrida del cierre de San Fermín ante los Miura

Se le escapó la Puerta Grande al maestro afincado en Salamanca al pinchar a su segundo.

PLAZA DE TOROS DE PAMPLONA. Viernes, 14 de julio de 2017. Última corrida de la Feria. Lleno. Toros de la ganadería de Miura, con muchos kilos, muy armados.

 

RAFAELILLO, de fresa y oro. Buena estocada (oreja). En el cuarto, pinchazo y estocada. Aviso (oreja). Sale a hombros.

 

JAVIER CASTAÑO, de teja y oro. Gran estocada (oreja). En el quinto, buena estocada y seis descabellos (saludos).

 

RUBÉN PINAR, de grana y oro. Dos pinchazos y estocada (palmas). En el sexto, estocada desprendida (oreja).

Javier Castaño dejó en San Fermín un inmejorable sabor de boca a los aficionados, a pesar de que se le escapó la Puerta Grande en el festejo que cerraba el ciclo navarro al pinchar a su segundo toro.

 

En su primero, el segundo de la tarde, Castaño comenzó la faena en tablas llevando al toro al centro del ruedo con voluntariedad. Sin embargo, su oponente fue perdiendo fuerzas, lo que ralentizó la faena a causa de las caídas.

 

Finalizó Castaño la faena con una tremenda estocada que tiró sin puntilla al segundo Miura, de nombre 'Déjalo'. Tal fue la fenomenal ejecución de la suerte suprema, que el Club Taurino de Pamplona incluyó al diestro salmantino entre los triunfadores de la Feria del Toro 2017 con el 'Premio a la mejor estocada'.

 

En el quinto, el diestro afincado en Salamanca salió decidido a por un nuevo triunfo. Comenzó la faena sentado en una silla. Era de oreja, pero falló con la espada y se marchó caminando pero orgulloso de sí mismo porque estuvo a un gran nivel.

 

Rafaelillo abrió la puerta grande del valor con dos faenas inteligentes a pesar de sufrir una dura voltereta que le obligó a terminar la faena sin chaquetilla.

 

Rubén Pinar se resarció en el sexto al cortar una oreja, después de tenerlo imposible con el tercero de la tarde.