Casi 200 ciclistas iluminan la Marcha Nocturna BTT de Villamayor

Ver album

El recorrido, de 50 kilómetros, tuvo como salida y meta la localidad salmantina de Villamayor, dejando a su paso municipios como Castellanos de Villiquera, Calzada de Valdunciel, Forfoleda o Torresmenudas.

Casi 200 ciclistas se encargaron de dar luz a una nueva edición de la Marcha Nocturna BTT de Villamayor, que partió a las 21.00 horas de este 23 de junio de dicha localidad, para llegar tres horas más tarde al mismo punto de partido.

 

Y, entre medias, 50 kilómetros de 'sol y sombra' para todos los participantes que dejaron a su paso localidades como Castellanos de Villiquera, Calzada de Valdunciel, Forfoleda o Torresmenudas. Precisamente fue esta última el lugar de encuentro para todos ellos con el fin de reponer fuerzas gracias al consistorio de la localidad y a la organización que ofrecieron la posibilidad de degustar los mejores manjares y líquidos para llenar el cuerpo con el ‘mejor combustible’.

 

Esta parada, ubicada a 17 kilómetros de la llegada, sirvió para dar carpetazo a la primera parte de una prueba en la que la noche ya había caído, por lo que se hizo indispensable el uso de la iluminación artificial que cada deportista llevaba en su propia bici o incorporada en el caso, guardando siempre, las medidas de seguridad pertinentes para evitar caías inesperadas.

 

 

Y es que, pese a la noche y el polvo acumulado en los camino, la marcha fue rápida y solo con un incidente destacable a poco más de 5 kilómetros para le llegada cuando, en una curva, un ciclista perdió el equilibrio y se golpeó la cara contra el suelo, haciendo necesaria la presencia de los servicios de emergencia, previo auxilio de los participantes.

 

Minutos después de las 00.00 horas del ya 24 de junio, la práctica totalidad de los ciclistas atravesó la línea de meta para volver a reponer fuerzas en el pabellón de la localidad de Villamayor con una cerveza bien fría y un pincho de tortilla después de haber superado con éxito 50 kilómetros de una marcha (mitad día, mitad noche), a la que acompañó el buen tiempo y las ganas de pedalear... que nunca falten.