Casado constata una mejora simétrica a la subida de casos pero avisa: "Seguimos declarando demasiados fallecidos cada día"
Cyl dots mini

Casado constata una mejora simétrica a la subida de casos pero avisa: "Seguimos declarando demasiados fallecidos cada día"

Verónica Casado, consejera de Sanidad de la Junta.

La consejera de Sanidad reconoce que la situación mejora deprisa, pero también que estamos lejos del punto ideal. "Entrar en la UCI es muy fácil y muchos se tiran meses", dice.

La consejera de Sanidad, Verónica Casado, ha confirmado que la tendencia en Castilla y León, como en España, es a la baja y está mostrando un descenso similar al ritmo de subida de hace unas semanas, simétrica a la subida, y señala los cribados y la colaboración de la población como claves, "pero todavia estamos en una situación muy, muy complicada, los contagios siguen siendo muchos, los ingresos siguen siendo muchos y el impacto sobre fallecimientos es importante".

 

Casado ha asegurado que la incidencia acumulada baja más deprisa que en las últimas semanas. Palencia, con 1.468, es la provincia que más preocupa, mientras que Burgos está en 411 por 100.000 habitantes. "Hace 14 días, el 28 de enero, vemos que la situación epidemiológica ha cambiado" y que todos los indicadores "están mejorando", pero ha recordado que la cifra recomendable es 25 ó 50, "no estamos en una buena situación". Aunque los casos diarios de contagio se han reducido "seguimos declarando demasiados fallecidos cada día" y "seguimos detectando casos por toda la comunidad, pero detectamos disminución del tono granate" que es el color de las zonas con más casos en el mapa. El número de ingresados con covid en Hospitales se ha recudido un 18% en una semana.

 

Casado ha adelantado que este viernes se hará la evaluación de las 25 poblaciones con medidas excepcionalísimas, como el cierre total de hostelería y el cierre de actividad a las 18.00 horas, para analizar cuáles salen, cuáles siguen y si entran más. La primera semana hubo 53 municipios en esta situación.

 

Casado ha explicado que las medidas restrictivas tardan 14 días en dar efecto y en bajar la incidencia y los casos, pero que la hospitalización se lleva más tiempo porque la estancia media en la UCI es de 21 días. "Es muy fácil entrar en una UCI en estos momentos y están entrando personas jóvenes y personas sin factores de riesgo, pero salir es más difícil y algunos están meses", ha dicho casado que advierte que la presión en hospitales tardará tiempo, especialmente en críticos. Además, ha añadido que la situación altera el tratamiento a otros enfermos y altera su atención, "va a haber víctimas".

 

Casado ha explicado que el cierre de determinados espacios, caso de la hostelería o los centros comerciales, pero también ha reconocido que comunidades que no han cerrado su actividad tanto han tenido la misma velocidad de descenso. Por eso, ha pedido identificar las medidas que son capaces de contener el aumento de casos porque el daño social será menor: pide diferenciar cuáles son las mejores actuaciones para rebajar incidencia.