‘Carne de Salamanca’ sacrificará animales fuera de la provincia

Normativa de la UE. Pese a que el grueso de la producción se criará en Salamanca, la Unión Europea establece como punto obligatorio la apertura a otras zonas porque no influye en la calidad del producto
CHEMA DÍEZ

La próxima Indicación Geográfica Protegida (IGP) Carne de Salamanca deberá sacrificar una parte de sus animales fuera de la provincia de Salamanca, según establece una normativa de la Unión Europea. Ésta obliga a cebar y matar cabezas de ganado fuera de la zona en cuestión, “porque este hecho no genera ninguna incidencia negativa en la calidad del producto ni en su transformación”, señaló Eloy Vaquero, director técnico del Consejo Regulador Carne de Morucha.

No obstante, el grueso de la producción de la nueva IGP se criará en la provincia, “y fuera será un porcentaje muy pequeño de nuestros socios que poseen su explotación en Salamanca pero que tienen un cebadero en Extremadura, por ejemplo”.

En cuanto al proceso de creación de Carne de Salamanca, los trámites burocráticos siguen su proceso habitual dadas las alegaciones presentadas por la Federación Española de Asociaciones de Ganado Selecto (Feagas) y la Interprofesional de Vacuno de Calidad (Invac) para frenar el avance de la nueva IGP.

Por tanto, se mantienen a la espera de la publicación favorable de la resolución en el Boletín Oficial de Castilla y León (Bocyl) por parte del Instituto Técnico Agrario (Itacyl) en el que habrá de nuevo “dos meses para presentar alegaciones, pero pensamos que esta vez ya no habrá nada de nada. O eso esperamos”.

Por tanto, el deseo que apuntan desde el Consejo Regulador es que en un plazo de poco más de tres meses pueda estar en funcionamiento la nueva IGP Carne de Salamanca, proyecto que nació ya hace tres años y que aún no ha podido empezar a comercializar.

Hay que recordar que esta idea nació de la mano del presidente de Carne de Morucha, Alfredo Martín Cubas, y de Ternera Charra, Javier Boyero, que mantienen varias reuniones para crear el pertinente organismo que guíe el destino de la nueva IGP y su desarrollo en el Mercado nacional.

Una de las previsiones que mantiene el director técnico de carne de Morucha, Eloy Vaquero, a este respecto, hace referencia a que lo más normal es que “siguiera el Consejo Regulador de la Morucha, al que le quedan dos años de mandato, pero también es lícito que se convoquen nuevas elecciones, aunque sería un periodo mucho más largo y más enredoso para todos”.

Por último, destacar que el largo proceso burocrático ha llevado a Carne de Salamanca a esta situación de prolongarse en el tiempo más de lo deseado por ambas partes, Ternera Charra y Carne de Morucha.

Cebadero de Villarmayor
Por otro lado, el proyecto del cebadero de Villarmayor sigue su curso normal y ya se ha autorizado y aprobado la subvención de 600.000 euros procedente de la Administración regional, en su compromiso con el sector agroganadero.

En estos momentos, el objetivo y el trabajo a ejecutar se basa en realizar todas las tramitaciones para traer el agua, la luz, los generadores, para cuando comience la construcción de la instalación, ya esté todo en marcha.

Asimismo, y si todos los trámites siguen su curso normal, la construcción del cebadero de Villarmayor comenzará en el verano, “que es la época en la que mejor y más rápido se realizan las obras”. El objetivo es comercializar 2.000 animales, en dos tandas de 1.000 cada una, y además, “habrá que contratar mano de obra, controlar la alimentación y estar pendiente de los animales”, señala Vaquero.

Por último, destacar que la entrada de animales en el cebadero se hará de forma escalonada para evitar una saturación en el mismo y poder recibir más adelante nuevas cabezas de ganado.