Carmen Pazos solicita la declaración voluntaria ante el juez y asegura haber dimitido de 'Chikies S.L.'

La empresa salmantina 'Mis Pollitos' obtuvo el premio a la mejor empresa joven

La empresaria afirma que defenderá su imagen y la del grupo MIS POLLITOS y se presenta como una víctima de la situación. Según su primera notificación al Juzgado nº6 de la Audiencia Nacional, la sociedad que compartía con la mujer de Ignacio González y dos de sus sobrinas, no ha llegado a operar y estaría por tanto incursa en causa de nulidad.

La empresaria radicada en Salamanca, Carmen Pazos Bejarano, al frente de Mis Pollitos desde hace más de una década, respondió ayer mismo al proceso abierto por el Juzgado de Instrución nº 6 de la Audiencia Nacional, tras el auto del juez Velasco que dividía el denominado Caso Lezo en 6 piezas separadas. En una de ellas, referida a un posible delito de blanqueo de capitales por parte de varias empresas relacionadas con Ignacio y Pablo González, se incluyó a Pazos Bejarano como investigada, dada su relación empresarial con la mujer de Ignacio González, Lourdes Cavero, y con Alberto de La Sal, ex de Cofely y responsable de la empresa que vendió al ex-presidente de la Comunidad de Madrid su mansión en el centro de Aravaca (Madrid). La fundadora de Mis Pollitos creó y registró en enero de este mismo año el Grupo Empresarial Chickies SL, en el que consta como presidenta del consejo y donde la acompañan la mujer y dos sobrinas de Ignacio González, además de una amiga de estas últimas en calidad de secretaria.

 

En esta su primera respuesta al juez Velasco, a la que ha tenido acceso TRIBUNA de Salamanca, la empresaria solicita la declaración voluntaria "a fin de aclarar nuestra situación resolviendola cuanto antes, y poder iniciar el ejercicio de acciones contra quienes nos han causado daño personal, patrimonial y empresarial". Al tiempo, aclara que en la constitución de Grupo Empresarial Chickies SL, su participación fue mediante la aportación de una unidad productiva del negocio valorada en 400.000 €, mientras el resto de los socios realizaron aportaciones monetarias bajo su personal responsabilidad", y que a día de hoy "no se ha desarrollado actividad alguna pues la sociedad investigada se crea en enero de 2017 y no han transcurrido ni cuatro meses desde su inició de actividad hasta la intervención de la UCO" (Unidad Central Operativa de la Guardia Civil).

 

Además de lo expuesto, Pazos Bejarano consieera que la sociedad investigada se encuentra "incursa en causa de nulidad" precisamente por esa falta de actividad, y ante estas circunstancias que no hacen viable su objeto social ha presentado su dimisión incondicional e irrevocable como miembro del Consejo de Administración y su desvinculación de la misma".

 

En último lugar, la responsable de Mis Pollitos añade que "con independencia del daño producido la sociedad, los servicios que presta y los que seguirá desarrollando están plenamente garantizados, pese al daño que todo esto produce a la imagen y prestigio de la mercantil. Los trabajadores se encuentran al corriente de pago y el trabajo de la misma no está afectado por todo ello".

 

La declaración oficial Pazos Bejarando ante el juez está prevista, dentro de la pieza separada nº5 con diligencias 91/2016, para el periodo de comparecencias fijado entre los días 12 de septiembre y el 31 de octubre. Entre las 6 piezas en las que se ha dividido la Operación Lezo el juez Velasco llamará en total a declarar a 52 personas implicadas presuntamente en los hechos, con  delitos de blanqueo de capitales, financiación irregular (del PP), prevaricación, cohecho, etc...