Carlos Rubén, el 'Ingeniero' del CD Guijuelo: "El jugador que no dé el 100% no quiero que esté mi lado"

El experimentado jugador del CD Guijuelo asegura que aún tiene cuerda para rato y que el club encara una temporada ilusionante en la que "vamos a tener que luchar contra nosotros mismos".

Carlos Rubén celebra un gol contra el Toledo

Gestionar las emociones y los sentimientos dentro y fuera del terreno de juego son una de las claves para encontrar el equilibrio entre cuerpo y mente. Y más aún si, después, uno es capaz de vaciarse y dejar todo en cada partido o cada entrenamiento. Ésa es la filosofía de vida que sigue uno de los jugadores con más oficio y calidad que ha pasado por el CD Guijuelo.

 

Sí, se trata de Carlos Rubén, 'el Ingeniero' de un equipo que no esconde que está ante un año ilusionante en el que le gustaría pelear "por jugar Copa del Rey, aunque tenemos claro que vamos a tener que luchar contra nosotros mismos". Recuerda el año del play off con Rubén de la Barrera en el banquillo con mucho cariño, asegurando que sabían que iban a ganar "antes de salir al terreno de juego". Es lo que tiene la confianza...

 

Renovó con el CD Guijuelo a los 35 años y se siente un veterano, "que no un viejo", y avisa que aún tiene cuerda para rato. Afirma con rotundidad que los estudios suponen un sacrificio, pero a la vez, una desconexión del fútbol. Siente que tiene que vivir cada partido y entrenamiento al máximo y choca contra todo aquel que no se sacrifica y lo da todo. "No quiero a nadie a mi lado que no dé el 100%". 

 

Quizá sea por eso, que es el 'Ingeniero' Carlos Rubén, la base por la que empieza a construirse el CD Guijuelo. Lateral, central, interior, 'stopper', medio centro... da igual. Aunque ya saben, en el medio está la virtud...

 

ESTADO DE CARLOS RUBÉN: "De momento me encuentro muy bien físicamente y he llegado dos kilos por debajo de cómo terminé la pasada campaña. Trabajo para estar bien y poder ayudar al equipo en todo lo posible".

 

EL BLOQUE: "Considero que ha sido muy acertada la idea de mantener el bloque del año pasado porque se empieza a trabajar mucho mejor y todos nos conocemos. Además, la temporada anterior terminamos con un sabor agridulce porque pudimos hacer más de lo que realmente hicimos. Además, quedan unos jugadores por venir y vamos a integrarles a la perfección".

 

BALANCE DE LA CAMPAÑA ANTERIOR: "Cada temporada es un mundo diferente, pero yo vengo con la misma ilusión de siempre y con muchas ganas. Vamos a trabajar a tope para no cometer los errores del pasado y en mi caso, intento superarme día a día. Que nadie dude que voy a dar lo máximo que tenga en todo momento".

 

¿EN QUÉ POSICIÓN?: "Sinceramente, donde mejor me encuentro es de medio centro, creo que es donde mejor he estado. Pero me divierto jugando al fútbol en el puesto que sea y ayudará al equipo dónde me necesite. Seguro que esta campaña va a haber mucha competencia y eso creo que es bueno para todos".

 

COMPETENCIA: "No tengo ninguna duda de que es bueno para el grupo. Siempre he sido muy cabezón y he confiado en mis posibilidades porque sé que tarde o temprano voy a jugar. Siempre intento disputar el mayor número de partidos posible aunque nadie me garantice el hecho de ser titular, creo que hay que ganárselo. Debo convencer al entrenador y estoy tranquilo porque soy ambicioso. La temporada es larga y habrá minutos para todos".

 

Imagen de la lesión de Carlos Rubén contra el CD Toledo la pasada campaña

 

FUTURO EN EL FÚTBOL: "No renuncio a nada y mucho menos si me respetan las lesiones. El año pasado, cuando mejor estaba, tuve que parar dos meses y medio, y fue una pena. No tengo duda, me gustaría jugar más años al fútbol y sé que ésta no será mi última temporada. Físicamente estoy como si tuviese 28 años, no me veo lento y quizá me veo jugando hasta los 38 o 39 años. No me siento viejo, aunque algunos me lo digan (bromea), pero sí soy veterano".

 

¿RETIRADA EN GUIJUELO?: "Aquí me encuentro muy bien y soy feliz. Estoy tranquilo, y además lo soy. No me importaría terminar aquí mi carrera porque conozco a mucha gente y siempre me han tratado muy bien".

 

EL 'INGENIERO': "Creo que es posible compatibilizar los estudios con el fútbol y cada vez hay más futbolistas que lo hacen. Yo lo he podido hacer y me quedan solo tres asignaturas para terminar Ingeniería. Los estudios me sirven para desconectar del fútbol y que mi vida no sea solo eso, además de poder dirigir mi vida hacia otra cosa en el futuro. Aunque mucha gente no lo crea, nosotros somos futbolistas 24 horas al día porque tenemos que tener un descanso y vigilar mucho la alimentación. Es muy sacrificado porque a veces te priva de hacer muchas cosas".

 

VIDA DESPUÉS DEL FÚTBOL: "La verdad no es algo que me haya planteado, quizá porque sigo pensando como futbolista. Me gusta entrenar a niños, pero no sé qué pasará en el futuro ni si seguirá ligado al fútbol. Aún queda tiempo para eso".

 

EL FÚTBOL PARA CARLOS RUBÉN: "Es un modo de vida, un sacrificio porque, como dije antes, somos futbolistas 24 horas al día. Para mí, este deporte me resta poder hacer muchas cosas y por eso exige una responsabilidad porque sé que lo que yo haga va a repercutir en otras 20 personas del vestuario. Por eso hay que tener mucho respeto".

 

VESTUARIO COMPROMETIDO: "Si un jugador no está comprometido y no da el 100% cada día, no lo quiero a mi lado. Me gusta mucho la gente que va de frente, como yo hago, y que trabaja siempre al máximo, que llega siempre hasta donde puede llegar. Todos tenemos que remar hacia el mismo lado y hasta el momento es así. Todos estamos trabajando muy bien".

 

UNIONISTAS Y SALMANTINO: "Me da igual que haya más equipos en Salamanca; sí es cierto que así tenemos menos viajes (sonríe). Me gustaría ganar a Unionistas y Salmantino, pero igual que al resto. Y creo, además, que vamos a tener que luchar contra nosotros mismos y ver hasta donde podemos llegar".

 

RECUERDO DEL PLAY OFF: "Me acuerdo mucho de ese año. No ganamos ningún partido en la pretemporada y creo que en el inicio de Liga perdimos cinco partidos seguidos y empatamos uno. Pero, luego cogimos una racha muy buena y estuvimos 15 partidos sin perder. Salíamos al campo y ya sabíamos que íbamos a ganar, era una sensación especial. Pero, sin duda, la clave fue que el vestuario era una piña y todos aportábamos mucho jugando más o menos minutos. Todos nos sentimos partícipes de ese éxito".