Carlos Molina, la 'joya' en el mercado... sin dueño

El ex portero de Unionistas de Salamanca es uno de los mejores de la categoría y su temporada fue clave para que los blanquinegros lograran el billete para la Copa del Rey.

Carlos Molina se ha convertido en una de las joyas del mercado futbolístico este verano. El portero murciano de solo 28 años fue uno de los mejores porteros de toda la Segunda B el curso pasado, siendo pieza clave en la clasificación de Unionistas de Salamanca para la Copa del Rey en su debut en la categoría de bronce del fútbol español.

 

El cartagenero llegó a Unionistas CF en la campaña 2017-18 para lograr el ascenso a Segunda B procedente del Somozas, para ser una pieza clave en el éxito del equipo de Astu tras un agónico partido contra el Socuéllamos, el último de la fase de ascenso en Las Pistas.

 

Ya en el debut de Unionistas CF en Segunda B, Carlos Molina, uno de los jugadores más queridos por la afición salmantina, fue el más destacado de la campaña junto a Carlos de la Nava, después de dar muchos puntos al conjunto de Aguirre en una temporada en la que disputó 39 partidos entre Liga y Copa del Rey, para un total de 3.540 minutos.

 

Su temporada en Unionistas CF le ha valido para que muchos equipos hayan llamado a su puerta, pero por el momento la 'joya' del mercado de los porteros de Segunda B e incluso de Segunda, continúa a la espera de formar parte de un club para poder demostrar lo que ya dejó claro con Unionistas CF.

 

Además, se da la circunstancia de que Molina hizo historia con el equipo salmantino al anotar el gol del empate en la última jugada del partido contra el Real Valladolid B en los Anexos, después de ser el 'más listo' para rematar una falta lateral, entrando en los libros del fútbol español.