Carlos Gil Pérez, una leyenda del deporte

El entrenador deportivo y periodista dejó un legado que ahora, cuatro años después, se recuerda con una imagen y una inscripción junto a la casa en la que vivió

La imagen de Carlos Gil Pérez ya luce en la calle Cristo de los Milagros de Salamanca, donde vivió este “entrenador de entrenadores, impulsor del deporte y del olimpismo” según recoge la inscripción presente.

 

La leyenda y el dibujo de Gil Pérez podrán verse en la céntrica calle cuatro años después de su muerte. Este reconocimiento ha sido descubierto por el alcalde, Alfonso Fernandez Mañueco, y el hermano del homenajeado, Eduardo Gil Pérez, en un acto que ha contado con numerosos deportistas, familiares, amigos y autoridades.

 

La inscripción, escrita en color sangre de toro, como los vitores universitarios, se completa con un dibujo del homenajeado, con sus características gafas y su inseparable pipa. También incluye una alusión a los aros olímpicos, como recuerdo a que fue el preparador del primer olímpico salmantino, José Luis Albarrán (Roma, 1960) y también el preparador de Rosa Colorado (Seúl, 1988), Frutos Feo (Atlanta 1996), José Luis Sánchez Paraíso (México 1968, Munich 1972 y Montreal 1976) y Antonio Sánchez (Los Ángeles 1984, Seúl 1988 y Barcelona 1992), los dos últimos únicos deportistas salmantinos que, junto a Dori Ruano, fueron seleccionados para tres Juegos Olímpicos.

 

La inscripción se completa con el lema ‘Citius, Altius, Fortius’, que pronunció el barón Pierre de Coubertin en la inauguración de los primeros Juegos Olímpicos de la edad moderna (Atenas 1986). Carlos Gil Pérez repetía a sus atletas este lema, cuya traducción es “más rápido, más alto, más fuerte”, que alude a la superación a través de la constancia y el esfuerzo diario.

 

“Carlos Gil Pérez fue el promotor e impulsor del deporte a nivel local, regional y nacional porque planificó siempre a medio y largo plazo; más allá del aquí y del ahora. Su triple capacidad le permitió pensar siempre en las próximas generaciones y todo lo que creó en torno al deporte salmantino lo hizo adelantándose a su tiempo, ha dicho el primer edil sobre Carlos Gil Pérez, que cursó Derecho, Psicología, INEF y Periodismo.

 

UNA LEYENDA

 

Carlos Gil Pérez recibió la Medalla de la Real Orden al Mérito Deportivo. De 1979 a 1988 asumió el cargo de director técnico de la Real Federación Española de Atletismo. Con él llegaron al atletismo español las primeras medallas olímpicas en los Juegos Olímpicos de Moscú en 1980 y en Los Ángeles (1984).

 

En el Campeonato de Europa de pista cubierta en Atenas (1982), España logró “uno de sus grandes hitos” al conseguir cinco metales y, tres años después en Budapest, ascendió a la máxima categoría del atletismo continental, también con Carlos Gil Pérez como director técnico.