Carlos, el alguacil de La Glorieta desde hace 25 años: "Sigo poniéndome nervioso cada vez que piso el ruedo"

Carlos Hernández, alguacil de La Glorieta (Foto: Arai Santana)
Ver album

Carlos Hernández Casillas es uno de los alguaciles de la plaza de toros La Glorieta (Salamanca) desde hace 25 años. Hoy nos cuenta su historia, los nervios cada tarde siguen aflorando. 

Se llama Carlos Hernández Casillas y es una de las personas que más veces ha pisado el albero de la plaza de toros La Glorieta en los últimos 25 años, aunque, reconoce, "antes de salir" siempre tiene nervios. Su afición a los caballos le ha permitido desde que era un niño ser el alguacil cada tarde de feria. Le viene de familia, su abuelo y su primo Miguel también eran expertos en doma. 

 

Son innumerables los pueblos que recorre, Peñaranda de Bracamonte, Sotoserrano, Ledesma, Fuentesaúco, Babilafuente, Guijuelo, Béjar, Topas, en definitiva, no queda un lugar de la provincia donde no le hayan visto alguna vez.

 

Su cometido es "despejar la plaza" junto a su otro compañero de 'fatigas', Miguel Hernández, otro veterano, "somos dos". Subidos a sus corceles caminan hacia la Presidencia una vez cae el pañuelo blanco, a quien piden el correspondiente permiso para que comience el espectáculo y, tras obtenerlo, recorren el perímetro del albero en direcciones opuestas cada uno, hasta llegar a la puerta de cuadrillas para dar comienzo al 'paseíllo'.

 

 

En él se integran junto a los toreros, banderilleros y picadores Encabezando la 'comitiva', van los dos alguacilillos, seguidos de los tres matadores, sus nueve banderilleros, seis picadores con sus mozos de caballos, varios areneros y dos tríos de mulillas para arrastrar al toro, asistidas por los mulilleros correspondientes que cierran el cortejo.

 

 

Para dedicarse a ello, hay que tener conocimientos de doma, "hay que saber montar muy bien, los animales están entre mucha gente gritando, música... los caballos se acaban asustando". Hasta La Glorieta se desplaza en un van con su yegua, 'Blanqui', como él mismo la llama, de ella habla maravillas, "la tengo desde hace diez años, es la que hace el paseíllo siempre, es famosa en la plaza y fuera ya que hago espectáculos ecuestres con la Casa de Andalucía, 'Sueños del Sur'".

 

 

Para este 2019, Carlos tiene otra yegua más, "una yegua, Olimpia, es la primera vez que va a pisar La Glorieta, espero que no haya ningún problema, es muy buena". Amor por los animales no le falta a Carlos, primero están 'ellas', después se viste y atavía con un traje histórico, sus hijos y su  mujer esperan espectantes en los tendidos. 

Comentarios

Oscar 12/09/2019 11:45 #1
Un grande donde los haya! 👌🏽

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: