Camarero, dependiente o recepcionista, los únicos trabajos que se pueden conseguir en Salamanca

Los informes de empleo señalan las ocupaciones más primarias vinculadas a la hostelería y el turismo como las que mejores perspectivas tienen en Salamanca. Tres de cada cuatro contratos se hacen en el sector servicios y lo más demandado son los camareros: 26.000 contratos en 2016.

El mercado de trabajo en Salamanca está cada vez más acotado en un retrato robot muy concreto. El empleo que hay surge de contrataciones de corta duración, en situaciones muy coyunturales, con salarios bajos y poca exigencia de formación. Y, además, con pocas oportunidades para los jóvenes. Ahora, y según la prospectiva del Ministerio de Empleo, también podemos saber que los trabajos que con más probabilidad vamos a encontrar en Salamanca también responden a ese retrato robot.

 

Los malos trabajos y bajos sueldos llevan directamente a las actividades más primarias. Y entre ellas, reina el sector servicios. De los 41.000 contratos que se hicieron el mes de mayo (último del que hay datos detallados) en Salamanca, 34.000 correspondían con este sector, que engloba entre otras actividades la hostelería, los alojamientos y el comercio. A este epígrafe corresponden la mayoría de los trabajo que, según Empleo, tenemos más posibilidades de ejercer en Salamanca.

 

Las actividades turísticas, docentes, sanitarias, veterinarias, de investigación y agrícola-ganaderas tienen posibilidad de crecimiento en la  provincia, según el SEPE, que apunta una lista con las más significativas: camareros, vendedores en tienda, personal de limpieza en oficinas y hoteles, cocineros, ayudantes de cocina, recepcionistas, cajeros y taquilleros, recepcionistas de hoteles, monitores... Es decir, que ocho de las que se apuntan como las ocupaciones más probables de encontrar corresponden con el sector servicios.

 

Según el informe del mercado laboral que el SEPE ha hecho para Salamanca, la hostelería reina en las contrataciones con el 31% de todas las que se hicieron en 2016, seguida por el comercio que tiene un 10%. Los servicios con más contratación son, mes tras mes, los vinculados al servicio de comidas y bebidas, al alojamiento y al comercio. El retrato robot del empleo se completa con otro dato: 15.000 personas firmaron dos o más contratos a lo largo del año y casi la mitad de las jornadas fueron parciales. La actividad económica 'Servicios de comidas y bebidas fue la más dinámica de la contratación en 2016  y dentro de él, el de camareros asalariados con 26.313 contratos. Le siguen personal de limpieza de hoteles, peones de industria, dependientes de tienda, compositores, cocineros y ayudantes de cocina...

 

Además, son contratos para un perfil de trabajador bastante definido. El trabajador contratado en Salamanca responde a una media estadística de persona con 36 años de edad, 35,5 si el contrato se dirige a la mujer (el 47,84% de los contratos) y 39,5 años si al hombre (el 52,16% de los contratos), siendo el nivel formativo más habitual ESO con titulación para ambos sexos. En ese nivel y por debajo están el 55% de los contratos, casi el 70% si subimos hasta Bachillerato. Sólo se hace un 13% de contratos para trabajos que exijan titulación universitaria o superior.