Calles inundadas, garajes y bajos anegados y bomberos a pleno rendimiento con la tromba de agua en Salamanca

Una fuerte tormenta ha caído en Salamanca la tarde de este lunes dejando calles principales como Álvaro Gil inundadas, bajos anegados y la centralita de bomberos colapsada requiriendo ayuda para achicar agua. 

Fiel a su cita de los últimos días, una nueva tormenta ha caído sobre la capital salmantina la tarde de este lunes y lo ha hecho descargando la mayor tromba de agua de los últimos meses hasta tal punto que en apenas veinte minutos se han inundado muchas calles porque las alcantarillas no daban a basto para recoger agua.

 

Vías como Álvaro Gil que una vez más se ha inundado mientras por ella circulaban coches intentando avanzar con dificultad.

 

Son muchos los usuarios que han intentado sacar los coches de los garajes sin poder conseguirlo y también se han registrado numerosos problemas en bajos y locales comerciales que se han anegado rápidamente de agua.

 

Muchas dificultades en la zona de la Vaguada donde se ha tenido que cortar el tráfico porque la altura del agua alcanzaba el medio metro en algunas zonas. 

 

Fruto de ello, y tal y como han confirmado desde el parque de Bomberos, son numerosas las llamadas que han recibido solicitando ayuda para achicar agua.

 

Muchas personas también se han tenido que buscar refugio donde han podido, tiendas o iglesias como la de San Juan Bautista, donde había hasta 70 personas esperando a que amainara. 

 

También problemas de circulación porque además de la dificultad propia del agua por las calles, semáforos desde la Puerta de Zamora hasta la Plaza del Oeste y colindantes. 

 

 

La calle Álvaro Gil inundada