Cálido homenaje a Juan José Aliste en la despedida a un referente de la libertad

Ver album

El funeral del teniente coronel ha congregado a numerosas autoridades y salmantinos anónimos para rendir un último adiós a una figura imprescindible en la luche contra el olvido del horror terrorista.

Autoridades y salmantinos de a pie han brindado este lunes una cálida despedida a Juan José Aliste, fallecido este domingo. El comandante y presidente de la AVT fue víctima de un atentado de ETA en Salamanca en 1995 del que salió con graves heridas y que obligaron a amputarle las dos piernas, pero  desde que la banda terrorista puso una bomba en su coche se mantuvo muy comprometido para dar testimonio de las vivencias de las víctimas de la banda terrorista y para que la sociedad no olvidase la situación de todas ellas.

 

Aliste, zamorano de nacimiento, pero afincado en Salamanca desde hace décadas, era una persona querida en la ciudad y a su funeral, en la iglesia de San Juan, han acudido decenas de personas. En el interior del templo solo han podido entrar un límite de asistentes por las medidas vigentes de distancia e higiene por el coronavirus; varias decenas se han quedado fuera. En el momento de la entrada en el templo, el féretro de Aliste ha recibido un cálido aplauso. La ciudad está estudiando dedicarle una rotonda y la Junta de Castilla y León le ha concedido la medalla a la defensa de las víctimas del terrorismo.

 

Al funeral han acudido numerosas autoridades civiles y militares. Además del alcalde de Salamanca, Carlos García Carbayo, y mienbros de la corporación local, no han faltado el presidente de la Diputación, Javier Iglesias, y el consejero de Presidencia de la Junta de Castilla y León, Ángel Ibáñez.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: