Brasil gana a Ecuador en medio de un clima de malestar por la organización de la Copa América
Cyl dots mini

Brasil gana a Ecuador en medio de un clima de malestar por la organización de la Copa América

Archivo - Neymar con Brasil - David Santiago/TNS via ZUMA Wire / DPA - Archivo

La selección pentacampeona del mundo amenaza con no jugar el torneo por la COVID-19 tras la asignación de la CONMEBOL.

La selección de Brasil se impuso esta madrugada, con goles de Richarlison y de Neymar, a Ecuador (2-0) en Porto Alegre en el último partido de la séptima jornada de las Eliminatorias Sudamericanas para el Mundial de Catar 2022, todo en medio de la polémica por el posible motín de los jugadores brasileños a la Copa América organizada en su país.

 

Con su quinto triunfo consecutivo, la 'canarinha', que el martes se enfrentará a Paraguay en Asunción, se mantiene al frente de la tabla (15) con cuatro puntos de renta sobre la Argentina de Leo Messi. El combinado ecuatoriano, a pesar de la derrota, es tercero (9).

 

La resistencia visitante repelió una y otra vez los ataques brasileños durante la primera mitad, y los de Tite tuvieron que esperar hasta el minuto 65 para abrir la lata; Neymar asistió para Richarlison, que con la zurda definió ante Domínguez.

 

Ya en el descuento (min.94), fue el delantero del Paris Saint-Germain el que se encargó de finiquitar el duelo desde el punto de penalti, una pena máxima que el colegiado mandó repetir después de que el portero de la 'Tri' se adelantarse y que el exbarcelonista mandó al fondo de las mallas en su segundo lanzamiento.

 

El duelo se desarrolló en medio de la polémica por un posible motín de los jugadores brasileños por la organización de la Copa América en su país, con altos índices de incidencia de coronavirus.

 

El torneo fue pospuesto en 2020 por la pandemia de coronavirus, y tanto Colombia como Argentina, los dos países que debían organizarlo, fueron descartados como sedes por sus problemas políticos y de incidencia de la COVID-19, respectivamente. La CONMEBOL nombro entonces anfitrión a Brasil, a pesar de ser uno de los países más afectados por la COVID-19.

 

Esto provocó malestar en la 'canarinha', que supuestamente amenaza con no jugar el torneo; de hecho, Casemiro, que el jueves debía comparecer en rueda de prensa, no lo hizo como medida de protesta.