Borrón y Puente Romano nuevo

El Plan Municipal contra las pintadas vandálicas ha comenzado con la limpieza de este símbolo de Salamanca.

El Puente Romano y sus alrededores han sido los lugares escogidos para comenzar el Plan Municipal contra las pintadas vandálicas, que pretende mejorar la imagen de Salamanca y conservar su patrimonio.

 

Esta actuación, que consiste en la inyección de chorros de silicato de aluminio sobre las pinturas, supone un desembolso de unos 6.000 euros. Dependiendo de la zona y la técnica utilizada para pintar, se usarán chorros de agua o de arena, depués de realizar un estudio y obtener la autorización de la Comisión de Patrimonio.

 

Además, el plan se complementa con la intensificación de la vigilancia policial en las zonas más conflictivas, así como con la imposición de sanciones de hasta 3.000 euros.